28 abr. 2019

Yoga Sutra I.8, I.9, I.10, 1.11 por Swami Prabhavananda



Yoga Sutras de Patanjali
Swami Prabhavananda
 Libro I, Samadhi Padha

viparyayo mithyājñānamatadrūpapratiṣṭham ||8||

Conocimiento incorrectos es conocimiento que es falso y no esta basado sobre la verdadera naturaleza de los objetos


El clásico ejemplo que se dá en la literatura de yoga es el pedazo de cuerda que es confundido con una serpiente. En este caso, el conocimiento falso nos causa miedo por la cuerda e intentamos evadirla o matarla. 


śabdajñānānupātī vastuśūnyo vikalpaḥ ||9||

Ilusión verbal aparece cuando las palabras no se corresponden con la realidad


Una forma común de ilusión verbal es cuando nos anticipamos con las conclusiones. Escuchamos a alguien hablando y nos formamos una idea precipitada e inexacta de su significado. En los discursos políticos a menudo podemos encontrar una doble ilusión verbal: el orador cree que sus palabras se corresponden con la realidad, la audiencia ve otra realidad que en las palabras, y ambos están equivocados. Expresiones tales como "el espíritu de la democracia", "El estilo de vida americano" y demás, produce cuantiosas cosechas de ilusión verbal cada año, en los periódicos y en la radio. 





abhāvapratyayālambanā vṛttirnidrā ||10||


El sueño es una onda de pensamientos sobre la nada.


Es decir, el dormir sin sueños no es la ausencia de ondas de pensamientos en la mente, pero una experiencia positiva de la nada. Por eso no debemos confundirlo con el estado de yoga sin ondas. Si no hubiera ondas de pensamientos en al mente durante el dormir, no deberíamos despertar recordando que no soñamos nada. Como remarca S. Radhakrishnan en su Philosophy, el señor fulano, después de un buen sueño, continua siendo fulano, ya que sus experiencias lo unen a él mismo con el sistema que existía en el tiempo cuando él se fue a dormir. Nos conectamos a nosotros mismos con nuestros pensamientos y no volamos hacia los pensamientos de otro. tal continuidad de la experiencia nos hace necesariamente admitir un Ser permanente subyacente a todos los contenidos de la conciencia. 


anubhūtaviṣayāsaṃpramoṣaḥ smṛtiḥ ||11||

La memoria es cuando los objetos percibidos no se olvidan, y vuelven a la conciencia. 


La memoria es un tipo de onda de pensamiento secundario. Una onda de percepción directa causa un pequeño movimiento de ondas o series de pequeñas ondas. Las onda de pensamiento del sueño también causa ondas pequeñas, las que llamamos sueños. Soñar es recordar durante el dormir. 



19 abr. 2019

Sushumna Nadi. Harish Johari



Sushumna - Extraído del libro "Los Chakras" de Harish Johari

Sushumna ocupa una posición central y pasa a través del meru danda (columna vertebral). Según V. G. Real, se origina dentro del kanda (material fibroso alrededor del cual se entretejen los nervios), el cual se corresponde aproximadamente con el área del ombligo. Sin embargo, esto es contradictorio, pues la mayor parte de las escrituras sobre yoga, y específicamente el Shandilya Upanishad, consideran que la sede del sushumna es muladhara. El Shiva Svarodaya menciona 72000 nadis y nombra sólo los tres principales: ida, pingala y sushumna.

Sushumna tiene su origen en el chakra muladhara, asciende por el cuerpo cruzando el talu (el paladar, en la base del cráneo), uniéndose a sahasrara (el plexo de mil nadis en la parte superior del cráneo, también llamado el "loto de los mil pétalos"). Este nadi se divide en dos ramas: anterior y posterior.

La rama anterior va hasta el chakra ajna, situado en alineamiento con el entrecejo, uniéndose al brahma randhra. Este espacio hueco se conoce también con el nombre de bhramara gupha ("cueva del abejorro"), y con andha kupa ("el pozo ciego", o la décima puerta. Exteriormente, éste es el "punto débil" que se abre cuando nace un hijo. En un niño recién nacido pueden notarse en este punto las pulsaciones en las primeras semanas de vida; a partir del sexto mes, comienza a endurecerse. Después, sólo puede abrirse mediante prácticas especiales del laya yoga, svara yoga, kriya yoga o nada yoga. En los shastras (las escrituras antiguas) se dice que quien abandona su cuerpo por la décima puerta recorre el "camino sin regreso" (es decir, logra la liberación del ciclo de la muerte y el renacimiento). Hay algunos yoguis que observan disciplinas con el fin de preparar la décima puerta, para que su último aliento conduzca el alma hacia la liberación. El aspirante auténtico deseoso de liberación trabajará con la rama posterior de sushumna.

Otro rasgo especial de sushumna es que no está atado por el tiempo. Cuando en estado de meditación un yogui se establece en el punto medio que hay entre el entrecejo del chakra ajna (tercer ojo) y trasciende el prana a la región de brahma randra, está más allá del tiempo. Se convierte en un trikaladarshi (conocedor del pasado, el presente y el futuro). El ajna chakra va más allá del tiempo, y la muerte no le puede tocar. Las funciones del cuerpo físico se detienen lo mismo que el proceso de envejecimiento. Un momento antes de la muerte todos los seres humanos toman la respiración sushumna, en la que trabajan simultáneamente las dos ventanas de la nariz. Se dice que la muerte no es posible cuando ida o pingala dominan en exclusividad -con excepción de la muerte accidental-. Es decir, cuando sólo opera la ventanilla derecha, o cuando la respiración predomina en la ventanilla izquierda, la muerte no se puede producir.

Otros nombres de sushumna son los de nadi sarasvati y nadi brahma. Sin embargo, no es un identificación apropiada, pues sushumna es un canal en el que hay otros nadis sukshma (sutiles) y sarasvati es un nadi complementario de sushumna que fluye hacia el exterior por el lado izquierdo.

Como mencionamos anteriormente, el chakra muladhara es el lugar de encuentro de los tres nadis principales y se denomina yukta triveni (yukta, "compromiso", triveni, "encuentro de las tres corrientes"). Parten de muladhara, alternando en cada chakra hasta que llegan al chkra ajna, donde vuelven a encontrarse, formando un nudo suave con sushumna. Aquí, el encuentro de las tres corrientes de denomina muktra triveni (mukta, "liberado"). Como el sexto chakra (chakra ajna) está más allá de los elementos, el yogui que consigue este nivel con su poder por medio de sushumna queda liberado de las ataduras. Una vez establecido, el yogui mantiene un estado de kevali kumbhaka (capacidad de reducir la respiración). Más allá del nudo del chakra ajna, ida y pingala terminan respectivamente en las ventanillas de la nariz izquierda y derecha, con lo que chitra y vajra actúan como corrientes lunar y solar, y el nadi brahma actúa como el ígneo sushumna tamasika.

En el espacio exterior a meru danda (columna vertebral), a la izquierda y la derecha, están los nadis ida y pingala. La sustancia del nadi sushumna, que está en medio, se compone de los canales triples, los gunas. Los nadis vajra y chitra comienzan en un punto que se halla a dos dedos por encima de sushumna.