22 ago. 2017

Controlando la respiración se aquieta la mente






Basandonos en el texto Yoga Sutras de Patanjali, observaremos como podemos aplicar practicamente la información proporcionada por el sabio Patanjali guiándonos en el camino del yoga. 



















YOGA SUTRA 1.34

pracchardanavidhāraṇābhyāṃ vā prāṇasya ||34||

pracchardana: exhalación, expulsión
vidhāra: retención
ābhyāṃ: por estas dos
vā: o
prāṇasya: de la respiración



"O la calma se alcanza por el control de la exhalación o retención de la respiración."



En este sutra Patanjali explica que si queremos alcanzar el estado de calma y estabilidad del aparato mental (cittaprasādana) una forma es mediante la observación y/o control de la respiración.


En los sutras anteriores y en los consecutivos a este se explican diferentes formas de obtener el estado de “chitta vritti nirodha” (leer sutra I.2) en el cual el conjunto mental no sufre modificaciones (las modificaciones o vrittis serían pensamientos, emociones, recuerdos, imaginación, etc. y están numeradas en el sutra I.6, la palabra nirodha significa que estas se controlan). Y también se hace referencia al estado de “cittaprasādana“ que significa estabilización emocional, pacificación; claridad, estado de paz, serenidad perfecta (sutra I.33).



Este sutra nos da una de esas herramientas, la cual es ciertamente muy accesible y muy simple. Observa tu respiración, sigue la inhalación y la exhalación, concéntrate en ella. Puedes hacerlo en cualquier posición siendo lo ideal en una postura sentada. Puedes hacerlo en cualquier momento del día, incluso mientras realizas otras actividades. La mente intentará divagar con los pensamientos una y otra vez, pero no te desesperes, es parte del proceso de purificación. Continúa adelante, deja que el pensamiento pase y vuelve a tu objeto de contemplación. Es cuestión de ir cambiando poco a poco los patrones de conducta de la revoltosa mente. La mente está muy acostumbrada a recibir estímulos constantemente, tal es así que la mente moderna se aburre facilmente. Con este método de observación de la respiración no solo cambiaremos los patrones mentales sino que también nos dará un amplio conocimiento y conciencia de nuestra actividad menta. La práctica de yoga está orientada a nuestra paz, tranquilidad, calma, serenidad; por eso estas practicas son incluso mas importantes que nuestra secuencia diaria de asanas.



La respiración es un objeto de contemplación perfecto. Está con nosotros durante toda nuestra vida, todo el tiempo. Tenemos acceso a ella siempre que queramos. La mente está muy asociada con la respiración. Muchos sabios han dicho que donde va la mente el prana la sigue. Recordemos que en este caso prana es sinónimos de respiración, es decir la fuerza o energía vital. Es por eso que cuando estamos alterados emocionalmente la respiración adquiere patrones irregulares. En cambio cuando nuestra mente está concentrada en algo, ya sea meditando en un objeto o simplemente estudiando o leyendo un libro, la respiración se vuelve muy calma y estable hasta el punto de casi desaparecer. Del mismo modo si queremos modificar el estado mental podemos lograrlo utilizando y regulando nuestra respiración. Si regulamos el prana regularemos la actividad mental. Siempre que estemos en una situación difícil o intensa podemos tomar varias respiraciones profundas, tratar de ralentizar la entrada y salida de aire. O también podemos meditar en este objeto, la respiración. Podemos hacerlo sentados en padmasana o cualquier otra posición, observando y regulando el aire durante una determinada cantidad de tiempo. Recuerden que incluso podemos practicarlo en cualquier ocasión ya sea caminando, trabajando, incluso estando en una conversación.



Esta técnica yóguica es muy parecida a la técnica de meditación budista llamada “anapana”. En anapana la única diferencia es que la respiración no se regula, solamente se observa sin modificarla. Con el tiempo de practicar anapana, la respiración se vuelve muy lenta hasta casi desaparecer y la mente entra en profunda meditación y quietud.



Regular la respiración (la práctica de pranayama) es regular el prana y el apana, las dos principales formas de prana (energía vital) y es la base de la práctica de “hatha yoga”. Hatha significa justamente la unión y equilibrio de esas dos energías, el sol y la luna. Cuando las energías opuestas se equilibran la mente alcanza un estado de paz y calma. Podemos entonces interpretar este sutra mas allá de solo observar la respiración, también podemos regularla y eso es justamente practicar pranayama. De aquí que el el sutra figuren palabras clave como “vidhāraṇa” que significa retención o contención, y “pracchardana” o expulsión, exhalación. 




En conclusión sabemos que disponemos de estas herramientas para calmar y aquietar el conjunto mental. Por eso cuando practicamos ashtanga yoga y regulamos la respiración por mas de una hora, al terminar la práctica sentimos un estado de paz y quietud. Eso es lo maravilloso del yoga y los yoga sutras, que podemos experimentarlos y verificar su veracidad.


¡Espero que les sirva para aplicarlo en su práctica!





Autora: Patricia Aballay






Om Saha Nau-Avatu | 
Saha Nau Bhunaktu | 
Saha Viiryam Karavaavahai | 
Tejasvi Nau-Adhiitam-Astu Maa Vidvissaavahai | 
Om Shaantih Shaantih Shaantih || 


Que lo Divino nos proteja. 
Que disfrutemos unidos los frutos de nuestras acciones.
Que aunemos nuestra fortaleza para el bien de la Humanidad
y que nuestro aprendizaje sea luminoso y útil.
Que nunca haya enemistad entre nosotros.
Om, PAZ, PAZ, PAZ.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.