18 ago. 2017

Saraswathi Jois Rangaswamy, entrevista



LA ENTREVISTA FUE TOMADA (CON MUCHO RESPETO) DEL LIBRO "GURUJI" DE GUY DONAHAYE Y EDDIE STERN. LA ENTREVISTA FUE REALIZADA EN MYSORE EN EL AÑO 2008. LA TRADUCCIÓN AL ESPAÑOL ES DE PATRICIA ABALLAY. 



Hija de Guruji, Saraswathi, nació en 1941 y practicó diariamente con su padre desde los 10 años hasta los 22 años. Ha enseñado continuamente desde 1971, y cuidó de Guruji desde 1997 (cuando su madre Amma murió) hasta su muerte en 2009. Sus dos hijos, Sharath y Sharmila, son maestros de yoga.


Pregunta: Naciste y creciste en Mysore ¿Podrías compartir algún recuerdo o momento en particular que todavía permanezca en tu mente?

Saraswathi: Amo Mysore. Nací aquí, crecí aquí. Después de casarme estuve unos años viviendo con mi marido, Rangaswamy, que en ese momento trabajaba cerca de Calcutta. Pero cuando quedé embarazada de Sharath, regresé a Mysore y nunca mas volví a vivir en otro lado después. 

En la escuela solía practicar yoga todos los días. Una vez, en un acto escolar cuando yo tenia catorce años, hice ganda bherundasana y el director de la escuela dijo "No lo hagas mas o algo malo puede ocurrirte". Pero no le hice caso, era muy feliz y muy flexible. Amaba los deportes cuando iba al secundario. Gané muchos premios. Fui elegida para ir al desfile del maharaja de Mysore para el Navaratri (el festival de las nueve noches de la diosa). Recuerdo al maharaja sentado en una silla dorada sobre un elefante... que recuerdo tan especial. 

Mi padre me llevaba a muchos lugares cuando daba sus conferencias sobre yoga. Yo solía hacer demostraciones de asana mientras el hablaba de sus beneficios particulares. El nombraba el vinyasa y yo lo demostraba, decía "kurmasana" (postura de la tortuga) y yo la hacía. Mi padre era un hombre grandote, pesaba unos ochenta kilos. Se paraba en mi espalda y empezaba a dar su charla, explicando los beneficios de esa asana. A veces se quedaba hablando por una hora mientras estaba sobre mi espalda. Mi madre solía decirle"no hablés tanto tiempo". Mi padre le respondía "solo cinco minutos, es todo". Pero una vez que estaba ahí volvía a hacer lo mismo ¡una hora! No me lastimaba; yo era muy pequeña, muy feliz de que toda esa gente me estuviera mirando. 
Saraswathi de niña en Gandha Bherundasana


¿Como ha cambiado Mysore desde que tu eras una niña, particularmente desde que la influencia occidental es tan fuerte como ahora?

Antes no había tanta gente. Mysore era un lugar precioso con gente agradable. Solo si ibas a la ciudad durante los festivales había mucha gente comprando flores y frutas. Solo entonces era tan multitudinario. Pero ahora, todos los días hay festejos y está lleno de gente todo el tiempo. Hay muchas fábricas y muchos visitantes. 


Las viejas tradiciones eran preciosas; la gente tenía un montón de energía en aquellos tiempos. Durante los festejos, solían cocinar un plato en sus casas para cada celebración en particular. Para Ganesh Chaturthi cocinaban ladoos, payasam, y idlis especialmente para Ganesha. Para Gauri (la madre divina), cocinaban chapatis dulces. La gente estaba interesada en los pujas y las familias celebraban juntas en casa, comiendo comida exquisita y muy contentos. Antes, determinados días eran especiales para determinadas cosas. Ahora todos tienen todo todos los días. La gente prepara cualquier cosa que quieran, no hay nada especial ya. Si quieres chapatis dulces los puedes conseguir enseguida. 


En aquellos días el hombre de la casa era responsable por todos en la familia, y todos lo respetaban. Ahora, después de casarse, muchos quieren vivir separados. Ya no es como antes. Todos en la familia vivían juntos, todas las generaciones en la misma casa. Si uno tenía un problema, los demás lo ayudaban. No había mucho dolor de cabeza por problemas familiares. Ahora todos son el jefe de casa. Antes, en aquellos años, la gente quería tener niños, y no propiedades. Todos eran muy pobres pero muy felices. Ahora es raro que alguien quiera tener a toda la familia junta. Las tradiciones están desapareciendo lentamente, aunque nosotros tenemos cuatro generaciones en esta casa. Ahora el estilo de vida occidental está llegando a India. Antes, en cada casa había solo una bicicleta, pero ahora en cada casa hay dos scooters y tres autos. 



Tu familia es Smarta Brahmin. ¿Podrías contarnos un poco las características y creencias de esta particular comunidad Hindu, y como ha influido en tu vida?


Mi abuelos y mis tatarabuelos por parte de mi padre y de mi madre eran todos Brahmines. Me gusta su sistema, las oraciones, los pujas, no solo los de Smarta sino los de todas las tradiciones de Brahmin. Los Smarta Brahmins siguen las enseñanzas de Shankaracharya. No solo rendimos culto a Shiva; Ganesha y Devi también, pero en realidad Dios es solo uno. La familia por parte de mi padre adoran a Shiva. Cuando me casé y me mudé a la casa de mi marido, tuve que cambiar mi culto a otro Dios, a Venkataramana (Vishnu). Después del matrimonio, ya no puedes seguir el culto de tu familia paterna, sigues el de la familia de tu marido. 


El puja trae el amor de Dios dentro de tu corazón. Yo amo a Ganesha. Cada mañana me despierto con Ganesha en mi habitación, le canto algunos shlokas, y luego voy al shala a enseñar. Los Brahmines llevan muchas generaciones de experiencia en cantar los shlokas correctamente, hacer los pujas correctamente. En el pasado, los Brahmines eran gente muy pobre. No podían acceder a ser ingenieros o doctores, ellos elegían ser abogados o profesores, el campo entero de la educación. Los Brahmines son gente muy inteligente, era su deber el preservar la sabiduría tradicional de la India. Eran expertos en sánscrito, después todas las demas lenguas eran fácil de aprender. Memorizaban el Rig Veda, el Yajur Veda, el Sama Veda y el Atharva Veda. 



¿Cuales son los lugares mas importantes de peregrinaje acá en Karnataka, y cual es el rol que juegan en la vida Hindu?


Si vas al sur de Karnataka hay un montón de templos Hinduistas: Dharmasthala, Sringeri, Subramanya, Kateel, Mookambika, Udupi. Cerca de Mysore está el mismo Nanjangud - el templo mas antigüo, un poderoso templo de Shiva. El gobernador de Mysore a finales del siglo dieciocho, Tipu Sultan, tenía un elefante ciego; la gente le dijo que el Shiva lingam en Nanjangud podía curar la ceguera de su elefante. Tipu no les creía ya que el era musulman. Durante cuarenta y un días llevó al elefante al templo y le aplicó mattika (lodo del templo), y en el día número cuarenta y dos el elefante recuperó la vista. Entonces Tipu Sultan hizo un Paccha lingam (lingam echo de jade), muy raro y costoso, y lo instalaron en el templo. Hoy en día aún está ahí. 

Dharmasthala en el hogar del templo de Manjunatheshwara. También es muy poderoso. Mucha gente va allí cuando están enfermos. Los devotos de Krishna de la zona van al Udupi. Subramanya (otro nombre de Skanda el hijo de Shiva, dios de la guerra) es el templo de la serpiente. Debes ser cuidadoso si vas por ahí. Tomas un baño. Si no tienes hijos vas allí y haces Naga pratishta (una ceremonia de culto a la serpiente). Te quedas allí diez días y en el onceavo día haces puja y entonces puede que tengas  un bebe. Hay tres lugares para Subramanya entonces: Kukke Subramanya cerca de Bangalore, Ghati Subramanya; y en Kudupu el templo de Sri Anantha Padmanabha Subramanya. Uno es la cabeza de la serpiente, otro es el estómago y otro la cola. En el templo de Kudupu hay un espejo y en él puedes ver reflejado a Narasingha (el león avatar de Vishnu). En Horanadu, hay un templo de Annapoorneshwari, donde la diosa da comida. Otro lugar hermoso también, es cerca de Sringeri. Gokarna es uno de los principales lugares de ceremonia para la muerte de Brahmines. En Tamil Nadu, puedes ir a Chidambareswara y ver el Nataraja. En Murudeshwara (norte de Karnataka) hay una estatua gigante de Shiva. 



¿Tienen las mujeres los mismos deberes religiosos que los hombres?

La persona realmente importante en la familia es la madre. Si hay diez niños en la casa, ella los controla y no el padre. El padre trabaja para obtener dinero, pero la madre cuida de la moralidad, el alimento y la educación. Cuando ella da a luz sufre un montón, pero cuando el bebé llega se siente muy feliz, lista para el siguiente, es muy fuerte. Cuando la madre maneja la casa la familia entera está feliz. Las mujeres también tienen diferentes textos que aprender -Gauri Puja, durga Abhisheka, Lalita Sahasranama. Y ahora, muchas mujeres están aprendiendo sánscrito, ellas son las que comparten el conocimiento. 


Joven Saraswathi junto a su padre Sri K Pattabhi Jois y su madre Amma



¿Que tipo de relación tuviste con el guru de tu padre, Sri Tirumalai Krishnamacharya, y su familia?


No tuve mucha relación, pero tome estudios de yoga con Krishnamacharya. Tome niveles principiante e intermedio y obtuve una certificación con él. Hace mucho tiempo, creo que en 1985, quería ir a Estados Unidos con mis padres, pero no tenía la visa. Sharath y Sharmila eran muy pequeños, y mi marido estaba trabajando en Arabia Saudita. Me dijeron "Si dejas a los niños en India puedes obtener la visa." Pero no podía dejarlos; ir a Estados Unidos no era importante, mis niños si lo eran. 

Por ese entonces, fui a Chennai a conocer a Krishnamacharya, porque los alumnos occidentales de Guruji querían conocer al guru de Guruji. Entonces, yo los llevé. Desikachar (el hijo de Krishnamacharya) y su familia habían también visitado mi casa, así que ahora si tenemos un poco mas de relación. 


¿Cuál es tu experiencia personal con la práctica de ashtanga yoga y cuales han sido los beneficios en tu vida?


Es por la práctica que soy tan fuerte, muchos beneficios se obtienen de ella. Era una niña pequeña cuando empecé a practicar; mi padre comenzó a enseñarme cuando tenía cinco años. Yo me doblaba bastante y mi abuela me decía "¡tu padre te está matando!". Pero yo estaba feliz. Desde los diez años hasta los veintidos tuve una práctica diaria. A veces, si mi mamá no se sentía bien yo me salteaba mi práctica. Quería cuidar de mi familia mientras mi padre trabajaba en el shala y el Colegio de Sánscrito, y también porque Manju era muy pequeño. 

Fuí la primera mujer en hacer ganda bherundasana solo sin ayuda. Solía ir a las demostraciones con mi padre, él era muy estricto. El me ordenaba hacer alguna asana y yo le respondía "mañana". El me decía "no ¡la haces ahora!" y yo la hacía. En esos tiempos el no ayudaba mucho, solo gritaba ¡hazlo! Mis posturas de pie eran muy buenas, pero baddha konasana era difícil para mi -demasiado rígida ahora. Muchos días lloraba por esa postura. 


¿Como se vio afectada tu práctica de yoga con tu maternidad y tu casamiento?



Me casé en 1967, cuando tenía veintiséis años. Después de casarme tuve que trasladarme para vivir con mi marido, así son las cosas en India. Él estaba trabajando en Jamshedpur, cerca de Calcutta, para Tata Motors. No conocía a mi marido cuando nos casamos, en India los matrimonios arreglados son así. Entonces no practicaba mucho yoga porque a mi marido no le gustaba. Pero aún en esos tiempos enseñaba yoga a niños pequeños. No iba a detener mi trabajo. Luego en 1975 dejé el colegio. No quería ir mas, quería enseñar yoga. Entonces me quedé en casa y mi padre me enseñó a enseñar. Algunas mujeres solían venir al yoga shala de mi padre así que yo les enseñaba. Cuando quedé embarazada, volví a la casa de mis padres, donde nació Sharath. 


Era un poco difícil con la familia de mi marido y, como el siempre estaba cambiando de trabajo, cambiando de ciudad, mi mamá y mi papá me preguntaron "tienes dos hijos ¿Donde vas a ir? Tenía que pensar en su educación, en un lugar hablaban inglés, en otro hablaban hindi. Es muy difícil para los niños aprender cosas si se están mudando de lugar cada seis meses. Mis padres me dijeron "Si se quedan en un lugar fijo está bien, pero sino te vienes aquí." Esa idea me pareció bien, así que me quedé en la casa de mis padres por catorce años. Mi marido iba y venía, cuando tenía vacaciones o días libres venía. 


Finalmente él se fue a trabajar a Arabia Saudita por seis años. Le pregunté varias veces si yo podía ir para allá, pero el no quería que yo fuera; ese país es muy diferente de India. Así que me quedé en Mysore. Eso hizo a mi familia muy fuerte. 



¿Cómo fueron tus primeras experiencias enseñando en tus propias clases de yoga?


Como volví a la casa de mi mamá, todos me molestaban por estar de vuelta. Lloraba todos los días.


Cuando Sharath tenía cuatro años, fui a Santpur al norte de Karnataka, donde mi marido estaba trabajando. Pero allí no había agua pura, ni buena leche, y Sharath contrajo una infección. Estuve un mes allí, pero él estaba muy enfermo, con fiebre y dolores de cabeza, y mi marido estaba muy ocupado trabajando. Yo estaba muy preocupada así que me volví a Mysore. Lo llevé a Sharath al doctor, y me dijo que tenía fiebre glandular, algo muy serio, llevaría un año de tratamiento. Cuando el tratamiento terminó, Guruji comenzó la construcción del yoga shala en Lakshmipuram.  Había ladrillos por todos lados, y Sharath estaba saltándolos hasta que se cayó y se rompió una pierna. Tuvo que estar sentado por tres semanas, tenía solo siete años. Entonces su hemoglobina disminuyó y comenzó a desarrollar fiebre reumática. Estuvo en cama por cuatro meses, no se podía mover. Desde los cuatro hasta los catorce años fue una cosa tras otra. En ese entonces yo tenía algunos problemas financieros, y pensé ¿como puedo pagar estos tratamientos? Decidí comenzar a enseñar en mis propias clases de yoga. Mi padre dijo, no te haré publicidad porque esto no es correcto. Pero él tenía una alumna, de EEUU, Sally Walker, que había estado en nuestra casa. Ella puso una publicidad sobre mi clase en el diario Hindu. La clase sería en el templo, como presentación, y ese día cuatro alumnas vinieron. Mis tarifas eran 55 rupias como admisión y 25 rupias por mes. Ese día nunca lo olvidaré, tenía 200 rupias en mis manos, me sentía muy bien. Luego nuestro doctor, J. V. Narayan, puso otro aviso de mis clases en "Star of Mysore" durante cuatro domingos como un regalo para mí, y otras personas comenzaron a venir. Cuanto mas gente venía, también los celos comenzaron. La gente se quejaba acerca del dinero: "Cuando Guruji comenzó a dar clases su tarifa era solo 3 rupias, ahora son 25 rupias ¿Por que?. Yo respondía, "En ese entonces un kilo de arroz valía una rupia, ahora son diez rupias." A menudo en el templo usaban la sala para afeitar las cabezas de las personas, o para preparar ladoos. Yo pregunté: "¿van a dejarme usar la sala o no? Ellos tenían otra sala detrás del templo, la cual no era utilizada en las tardes. A los alumnos les gustaba esa sala, y enseñé allí por siete años. En ese entonces Guruji y Amma estaban casi siempre viajando al exterior. Yo quería estar en casa y cuidar de ella, y también cuidar de los alumnos de Guruji. Después de siete años los celos comenzaron otra vez. Alguien escribió en la pared "No enseñes aquí". Mi mamá estaba conmigo ese día y me dijo "No enseñes mas aquí". Cuando las cosas van bien la gente empieza a desalentarte cuando en realidad deberían apoyarte. 


Construí una casa en Gokulam. Mi marido había vuelto de Arabia Saudita, pero luego se mudó por cinco años a Bangalore. Me mudé a la nueva casa en Gokulam junto con mis niños. Algunos alumnos me siguieron, algunos habían estado practicando con mi familia por treinta años. 


Fuiste la primera mujer en ser aceptada para estudiar en el Sanskrit College de Mysore. Luego fuiste la primera mujer en enseñar yoga tanto a hombre como a mujeres. ¿como fueron tus experiencias?


El Sanskrit College no tenías mujeres, era muy conservador en esos tiempos. La gente no quería ver hombres y mujeres siendo educados juntos. Fuí la primera mujer en ser admitida, y durante tres años estudié kavya, primer nivel de sánscrito. Practicaba mi yoga en el Sanskrit College , yo junto a todos esos hombres. Cuando dejé el colegio para cuidar de mi familia, muchas mujeres comenzaron a venir a mis clases. En el templo solo aceptaba enseñar a mujeres. Esto era lo que mi familia quería, la manera tradicional. Pero después de que fuí a EEUU, donde hombres y mujeres aprendían juntos, pensé: "¿Por qué no enseño a ambos juntos? ¿Cuál es la diferencia? Todos somos iguales, no me importa." Y así comencé. Quería saber que ocurriría, porque si mi mente y mi corazón eran fuertes ¿cuál es el problema? Tuve varios hombres en mis clases entonces. En India, si te ven hablando con hombres automáticamente piensan mal de vos. Pero no me importaba lo que la gente pensara. 



¿Cómo influenció en tu vida tu madre? Escuché que ella era muy especial, una amorosa mujer. 


Ella era una mujer muy divertida, bromeaba y todo. Amaba a todos los estudiantes. Ella alimentaba a los estudiantes occidentales con comida y cafe. Le gustaba cuidar de la gente. Ella cuidó de mi padre, el era muy pobre. Él había dejado todas sus cosas en Kowshika (su ciudad de origen) y se fue a Mysore solo con dos rupias. Luego de casarse, el salario de mi padre eran solo 14 rupias por mes, pero mi mamá estaba muy feliz de estar con él. De las 14 rupias, 4 rupias eran para la renta, una rupia para la electricidad, y las 9 rupias restantes para todo lo demás por el mes entero. Pero para ella estaba bien. A veces, por algunos días no teníamos para comer... solo una o dos papayas del árbol que teníamos detrás de la casa. Cuando mi hermano y yo eramos muy pequeños, mi padre nos traía arroz cuando tenía algo de dinero. No teníamos nada, solo pequeñas cosas para uta (almuerzo). Mas tarde mi padre comenzó a ganar mas dinero, pero mi madre siempre recordaría como era en esos tiempos. El dinero no la cambió a ella. Aunque sus horóscopos no coincidían, ella amaba a mi padre, y él también a ella. Durante 63 años ellos fueron muy felices juntos. 


Ella siempre estaba peleando a mi papá. Un día él compró un scooter. Recién a los 70 años Guruji comenzó a manejar un scooter y cada día tenía alguna caída. Podría haberse roto el cuerpo, y mi mamá siempre lo estaba regañando. "Devuelve ese scooter". Mi padre decía "No! mejor sientate detrás". Ella le respondía "Jamás me sentaré en esa cosa, tendrás que encontrar otra mujer que lo haga! si me caigo, ¿quien va a cuidar de mi? Si tu te caes yo cuidaré de ti. Nunca me subiré a ese scooter." Mi padre siempre se estaba cayendo, mi madre era inteligente. 



Sharath es ahora padre y también es profesor de yoga. ¿Como ha sido ver su crecimiento, y que consejos le has dado?
Cuando Sharath era un niño pequeño jugaba un poco a practicar yoga, pero realmente no le gustaba. Prefería el cricket. Pero la primera vez que fui a EEUU en 1989 -solo Guruji, yo y Amma- en el aeropuerto de Seattle Guruji ingirió jugo de frutas en mal estado y se enfermó. Cuando volvimos a casa el doctor dijo "Guruji necesita descanso, está trabajando demasiado." En ese entonces, el no tenía un asistente; él enseñaba en la mañana y en la tarde solo. Le dije a Sharath, "Guruji ha cuidado de nuestra familia, pero nadie está ayudandolo a enseñar ashtanga." Cuando Guruji se iba de viaje al exterior, uno de sus alumnos se quedaba dando las clases. Le insistí a Sharath, "Que ocurrirá con el ashtanga si nadie está ayudando a Guruji." Al día siguiente Sharath dijo que quería comenzar a ir a las clases. Desde entonces nunca mas se perdió una clase. Su interés fue creciendo y el número de occidentales que venían a las clases también. Mis hijos quieren esparcir el método de ashtanga tal como mi padre lo hacía. Es un proyecto familiar. En mis último días, quiero estar enseñando yoga. Ahora, quiero enseñar y cuidar de mi familia y de mi misma... eso es todo. 


Tu hija, Shammie, está enseñando ashtanga yoga en Bangalore, que es una ciudad industrial muy concurrida y occidentalizada. ¿Cómo toman la práctica de yoga en Bangalore?


Guruji le dijo a ella que comenzara a enseñar en su casa. Mucha gente está enseñando yoga en Bangalore, pero no el método correcto como lo hacía su abuelo. Así que ella pensó, "¿Por qué no le enseño a la gente de la manera correcta? Y Guruji le dió su bendición. Ahora algunos estudiantes están viniendo, estudiantes occidentales también. Gente que viene del exterior para trabajar allí también están interesados. Gente que comenzó a escuchar que la nieta de Guruji está enseñando allí, ellos están emocionados porque ella es su nieta y eso es importante. 


Como mujer y maestra, ¿que consejo puedes dar a las mujeres embarazadas que quieren practicar ashtanga yoga?


Es bueno para la mujer embarazada practicar yoga. La respiración llega la sangre de oxígeno y también al bebé. El bebé hace ejercicio también, y la madre es muy flexible en esa etapa. Las mujeres deben descansar durante tres días durante el período menstrual, pero muchas mujeres occidentales siguen practicando. Eso está mal. Los feriados de las mujeres son días para descansar. Antes, las mujeres Brahmines trabajaban todo el tiempo, pero durante los días del período ellas descansaban y el resto de la familia se ocupaba de cocinar y cuidar de los demás. Después de dar a luz, la madre debería tomarse tres meses de descanso de la práctica y los primeros tres meses del embarazo lo mismo, se puede hacer un poquito pero sacando los saltos (de la secuencia). Sentarse y respirar es lo mejor. Tengo una alumna que viene a mis clases que está embarazada de 4 meses y medio y practica las series intermedia y avanzada, no hay problema. Depende de la persona. A veces es mejor consultar con un médico también. 


¿Qué consejo podes dar a los profesores de ashtanga yoga que quieren enseñar este método por un largo período de tiempo, tal como lo haz hecho tu?


No deben cambiar el método. Lo que aprendes en Mysore con nosotros es lo que deberías enseñar en tu espacio. Guruji nos enseñó muchas cosas, no debemos ir cambiándolas. Si sigues el método de Guruji, todo se vuelve espiritual definitivamente. Cambiará tu mente, todo cambiará. A la gente le gusta del modo que es, por eso es que se está esparciendo por todo el mundo. Por cuarenta años nadie ha enseñado como él. Pero cuando estas entrando en la vejez, 70 u 80 años, debes mantener solo unas pocas asanas y hacerlas regularmente. Solo haz la serie primaria, eso es suficiente, pero no detengas la práctica. Observa a la gente y ve que es adecuado para cada uno. Tu puedes decidir como debe ser su práctica. Incluso un hombre grandote puede hacer surya namaskara con la respiración correcta, puedes hacer que lo intenten. Pronto todo será mas fácil para los estudiantes. Y si no puedes hacer surya namaskara, igual puedes hacer algunas asanas simples, con la respiración y el mula bandha, y el drishti. Incluso aquellos que están enfermos pueden hacer la respiración. Eventualmente se sentiran mas felices y sus cuerpos se volveran mas livianos. Mucha gente noa dice que Guruji ha cambiado sus vidas con ashtanga yoga. Los occidentales son gente muy fuerte, una vez que comienzan se mantienen con la práctica. La gente india no está haciendo yoga. Ellos tienen miedo, van al hospital y allí les dicen que no deben trabajar, solo descansar y comer. 



¿Cómo ves el crecimiento del ashtanga en el futuro? ¿Cómo se puede preservar mejor los aspectos tradicionales de la práctica?

Los profesores deben preservar el método tradicional. Es algo muy preciado. Si me gusta este yoga, no otros, sigo solo este. La respiración, el bandha, y los drishti son cosas muy especiales. Ahora la gente está transformando el yoga, mezclándolo con otros, pero eso no es ashtanga. Tienen que practicar con nuestros viejos estudiantes, no con aquellos que no conocen el método correcto. Los profesores que practican con nosotros en Mysore son muy honestos, nosotros los conocemos, ellos han pedido permiso para enseñar. Pero hay mucha gente enseñando ashtanga que no ha venido a vernos a nosotros, eso no es honesto. Ellos no son reconocidos por nosotros. No es nuestra propiedad, pero es importante hacerlo de la manera correcta, entonces se esparcerá por todos lados felizmente. 

Primero debes respetar a los maestros que trajeron este yoga a ti. Guru, eso es mula (raíz, base). Si no respetas entonces no te acercarás a Dios. Eso es importante. Algunas personas quieren cambiar el yoga, pero es sólo a causa de su ego. Encuentra al mejor profesor y ve allí. Si cambias todo el tiempo de profesor eso no está bien. Te traerá confusión en tu práctica. Cuando tu mente es fuerte te mantienes con un solo profesor. Puedes ir por todos lados y probar, pero cuando encuentras afinidad debes seguir a esa persona. Cuando encuentres a la persona indicada lo sabrás en tu corazón. 


Mysore 2008








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Licencia Creative Commons
Conciencia Yoga por Patricia Aballay se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported.
Basada en una obra en yogaconciencia.blogspot.com.