24 ago. 2012

El Bhagavad Gita de acuerdo a Gandhi: cap. 6 "El Yoga de la Meditación"



Evangelio de la acción desinteresada


Interpretación de Gandhi

Capítulo 6

Este capítulo trata de algunos de los medios para la realización del Yoga o disciplina de la mente.

Dijo el Señor:

1. Aquel que ejecuta todos los actos obligatorios sin depender de sus frutos, es un Sannyasin y un Yogui; no es tal el hombre que descuida el fuego del sacrificio y el que descuida las acciones (1).

El fuego puede ser tomado aquí como significando todo posible instrumento de la acción. El fuego era necesario cuando se realizaban los sacrificios por el fuego. Considerando que hilar fuera un medio de servicio universal en esta época, un hombre que descuidara la rueca no podría llegar a ser un Sannyasin (2).

2. Sabe que lo que es llamado Sannyasa (renunciación) es el Yoga, oh Pandava; porque nadie puede llegar a ser un Yogui si no ha renunciado a los propósitos egoístas.

3. Para el hombre que trata de escalar las alturas del Yoga, la acción es el medio; para el mismo hombre, cuando ya ha alcanzado esas alturas, se dice que el medio es la inacción.

El que se ha limpiado de todas las impurezas y ha logrado tener una mente balanceada, fácilmente alcanzará la autorrealización. Pero esto no quiere decir que el que ha escalado las alturas del Yoga desdeñará trabajar para guiar a la humanidad. Al contrario, tal trabajo será para él tan vital como el aliento y también tan natural como el respirar. Lo hará por la sola fuerza de su voluntad.

4. Cuando un hombre no está atado ni a los objetos de los sentidos ni a las acciones y se desprende de todo propósito egoísta, entonces se dice que ha escalado las alturas del Yoga.

5. Por medio del ATMAN debe uno elevarse y no permitirse la caída; porque el ATMAN es el amigo de sí mismo y también el enemigo de sí mismo (3).

6. El ATMAN es amigo para aquel que se ha conquistado a sí mismo por medio del ATMAN; pero para aquel que no se ha dominado y que por lo tanto está contra sí mismo, aun su ATMAN será un enemigo.

7. Para aquel que se ha conquistado a sí mismo y que permanece en perfecta calma, su ser está tranquilo en el frío y en el calor, en el placer y en el dolor, en el honor y en el deshonor.

8. El Yogui que está satisfecho con la sabiduría y el conocimiento, firme como una roca, dueño de sus sentidos y para quien un puñado de tierra, una piedra o el oro son lo mismo, él está en posesión del Yoga.

9. Es superior el que considera igual al bienhechor, al amigo y al enemigo, al desconocido, al indiferente y al aliado, como también al santo y al pecador.

10. El Yogui debe dedicar su pensamiento constantemente al ATMAN, permaneciendo solo en un lugar retirado, con su cuerpo y su mente bajo control, libre de deseos y de posesiones.

11. En un lugar limpio debe preparar él mismo un asiento firme, ni muy alto ni muy bajo, cubierto con una estera de paja (kusha), encima una piel de gamo y encima un lienzo.

12. Sentándose en ese asiento, con la mente concentrada, las funciones del pensamiento y de los sentidos bajo control, debe aplicarse a la práctica del Yoga con el objeto de purificarse.

13. Manteniéndose firme, sosteniendo el tronco, el cuello y la cabeza en una línea recta y sin movimiento, fijando los ojos en la punta de la nariz sin mirar a su alrededor.

14. Con su espíritu tranquilo, sin miedo, firme en su voto de brahmacharya, sosteniendo la mente bajo control, el Yogui debe sentarse con todos sus pensamientos en Mí, absorto en MÍ.

Bramacharya, generalmente traducido como celibato, significa no solamente la continencia sexual sino observar todos los votos fundamentales (Yamas) para alcanzar a BRAHMAN.

15. El Yogui, de esta manera, con la mente controlada, se une al ATMAN y obtiene la paz que culmina en Nirvana, la paz que existe en MÍ.

Nirvana no es la total extinción. Tal como yo he podido comprender los hechos en la vida de Buddha, Nirvana es la extinción de todo lo que es bajo en nosotros, todo lo que es vicioso, todo lo que es corrompido y corruptible. Nirvana no es como la paz de la tumba sino una paz viviente, la paz dichosa de un alma consciente de sí misma y consciente de haber encontrado su propio lugar en el corazón de lo Eterno. Esta morada en el corazón de lo Eterno es "BRAHMA-NIRVANA".

16. El Yoga no es para el que come demasiado ni para el que ayuna demasiado, tampoco para el que duerme mucho ni para el que duerme muy poco.

17. A aquel que es moderado en el alimento y en el reposo, en el esfuerzo de sus actividades, en el sueño y en la vigilia, la disciplina del Yoga lo libera de todo mal.

18. Cuando su pensamiento completamente controlado permanece firme en el ATMAN, cuando está libre de anhelos por los objetos del deseo, entonces ese es llamado un Yogui.

19. Tal como la llama de una lámpara no vacila en un lugar sin viento, así el Yogui con su pensamiento controlado busca la unión con el ATMAN.

20. Cuando el flujo del pensamiento cesa completamente por la práctica del Yoga, cuando un hombre se siente contento dentro de sí mismo, contemplando el ATMAN a través de ATMAN;

21. Cuando él experimenta esa felicidad eterna que está más allá de los sentidos y que sólo puede ser comprendida por el intelecto; cuando ahí establecido él no se aparta de la Verdad;

22. Cuando considera que no hay ganancia mayor que lo que él ha ganado, y cuando firmemente establecido, no es sacudido ni por las calamidades más grandes;

23. Tal estado debe ser conocido como el Yoga (la unión con lo Supremo), la desconexión de toda unión con el dolor. Uno debe practicar este Yoga con resolución firme y fervor inagotable.

24. Sintiéndose completamente libre de los anhelos nacidos de propósitos egoístas, refrenando los sentidos en todas direcciones y también la mente;

25. Con la mente regulada por la voluntad, gradualmente debe lograr la quietud, y establecido en ATMAN, no pensar en cosa alguna.

26. Siempre que la inconstante e intranquila mente empiece a vagar, debe ser frenada y puesta bajo el dominio del ATMAN.

27. Porque la paz suprema llega a este Yogui que, con la mente aquietada y las pasiones acalladas, ha alcanzado la unión con BRAHMAN y está limpio de toda mancha.

28. El Yogui limpio de toda mancha que se une así con el ATMAN, fácilmente disfruta de la felicidad eterna del contacto con BRAHMAN.

29. El hombre establecido en el Yoga mira todo con ojos imparciales, viendo el ATMAN en todos los seres y a todos los seres en ATMAN.

30. Aquel que me ve a MÍ en todo y que ve todo en MÍ, nunca se aparta de MÍ ni YO de él.

31. El Yogui que, anclado en la unidad, ME rinde culto como al morador en todos los seres, él vive y se mueve en MÍ, no importa cómo viva o se mueva.

Mientras el Ego subsiste, el Yo Superior está ausente; cuando el Ego se extingue, se ve el Yo Superior en todas partes.

32. Aquel que, igualándose con los demás, considera el placer y el dolor igual para los demás que para sí mismo, ese es estimado como el mejor de los Yoguis.

Dijo Arjuna:

33. No veo, oh Mahusudana, cómo este Yoga de la ecuanimidad que tú me has enseñado puede ser permanente, porque la mente es voluble.

34. La mente es inconstante, oh Krishna, indómita, obstinada y dominante; refrenarla es tan difícil como refrenar el viento.

Dijo el Señor:

35. Sin duda, oh Mahabahu, la mente es voluble y difícil de refrenar, sin embargo, oh Kaunteya, puede ser sujeta a control por medio de una práctica constante y por el desapego.

36. Sin el autocontrol, el Yoga es difícil de alcanzar; pero el alma disciplinada puede lograrlo si se esfuerza en ello con los medios apropiados.

Dijo Arjuna:

37. ¿Qué le sucede, oh Krishna, a uno que tiene fe pero carece de esfuerzo, cuya mente se extravía y no alcanza la perfección en el Yoga?

38. Sin un pie firme y tropezando en el sendero de BRAHMAN, cayendo de ambos, ¿no está él perdido, oh Mahabahu, como una nube que se desvanece?

39. Disipa completamente esta duda mía, oh Krishna; porque nadie más que TÚ puede exterminarla.

Dijo el Señor:

40. Ni en este mundo ni en el otro puede haber destrucción para él, oh Partha; porque el que hace el bien, oh hijo mío, jamás tiene un mal fin.

41. Desviado del Yoga, ese hombre va al mundo de las almas justas, y permaneciendo allí durante innumerables años, vuelve a nacer en una casa de gente pura y buena.

42. O puede renacer en una familia de Yoguis, aunque un nacimiento como este es muy difícil en este mundo.

43. Allí recupera el estado intelectual adquirido en su vida anterior, oh Kurunandana, y de nuevo se esfuerza hacia la perfección.

44. En virtud de sus prácticas anteriores él vuelve a nacer, quiéralo o no; aun el que solamente desea conocer el Yoga va más allá de los ritos védicos.

45. Pero el Yogui que persevera en su esfuerzo, libre de pecado, perfeccionando a través de muchos nacimientos, alcanza el más alto estado.

46. El Yogui es considerado superior al asceta; también es considerado superior al hombre de conocimiento, y superior al hombre absorto en rituales; por lo tanto, sé tú un Yogui, ¡oh Arjuna!

Aquí asceta significa un hombre que practica austeridades con vistas a los frutos de su acción; hombre de conocimiento no quiere decir un Jñani que ha realizado la Verdad, sino un hombre de erudición.

47. Y entre todos los Yoguis, aquel que ME rinde culto con fe, con su ser interior absorto en MÍ, es considerado por MÍ como el mejor de todos los Yoguis.

Así termina el sexto capítulo, titulado "El Yoga de la Meditación", en el diálogo entre Sri Krishna y Arjuna sobre la ciencia del Yoga como parte del conocimiento de Brahman, en el Upanishad llamado el Bhagavad-Guita.


Notas:

1) Sannyasin: Renunciante, nombre dado a los monjes hindúes. La palabra Sannyasa significa perfecto abandono (Sam: Perfecto; Nyasa: Abandonar, renunciar a). Los sannyasines han abandonado completamente todas las ataduras familiares, deberes profesionales y posesiones materiales. Usan vestiduras anaranjadas, el color de la llama del fuego, para simbolizar que han quemado todos sus deseos en el fuego de la renunciación.

2) Hilar en la rueca fue el símbolo de la no cooperación en la lucha por la independencia de la India. Gandhi popularizó el uso del khaddi, tela tejida en telares caseros con algodón hilado en la rueca, y recomendó el boicoteo a las telas inglesas. Esto fue un duro golpe para la economía de Inglaterra, que vió cerrarse uno de los mejores mercados para su industria textil.
Aún hoy día (1967), el presidente de la India va al monumento a Gandhi para la celebración de su aniversario y, acompañado de altos dignatarios del Gobierno, hila en la rueca simbólicamente durante una hora.

3) ATMAN: el principio espiritual en el ser humano, alma, Ego, Yo Superior.


Índice completo del libro Bhagavad Gita de acuerdo a Gandhi:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Licencia Creative Commons
Conciencia Yoga por Patricia Aballay se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported.
Basada en una obra en yogaconciencia.blogspot.com.