8 oct. 2012

Yugas: eras espirituales. Por Sri Yukteswar

Del libro "La ciencia sagrada" de Swami Sri Yukteswar.
 
A continuación explicaré brevemente -refiriéndome a ciertos cálculos matemáticos que delimitan los yugas o edades de la creación- el hecho de que el mundo se encuentra al presente en la edad de Dwapara Yuga, y que han transcurrido ya 194 años de dicho Yuga (1894 d.C.), conduciendo a un rápido desarrollo del conocimiento humano.

La astronomía oriental enseña que las lunas giran alrededor de sus planetas, que los planetas rotan en sus ejes y giran con sus lunas alrededor del sol; y el sol, con sus planetas y sus lunas, girando a su vez en torno a alguna estrella que constituye su contraparte, tarda en cada revolución aproximadamente 24000 años terrenales: un fenómeno celeste que origina el movimiento retrógrado de los puntos del equinoccio alrededor del zodíaco. El sol tiene también otro movimiento, girando en torno a un magno centro, llamado Vishnunabhi, el cual es la sede del poder creativo o Brahma, el magnetismo universal. Brahma regula el dharma o la virtud mental del mundo interno.

Cuando el sol, en su rotación en torno a su contraparte, llega al punto más cercano a este magno centro que es la sede de Brahma (un evento que ocurre cuando el equinoccio de otoño entra en la primera casa de Aries), dharma, la virtud mental, se manifiesta en forma tan desarrollada que al hombre le es posible comprenderlo todo con facilidad, incluso los misterios del Espíritu.

Al comienzo del siglo veinte, el equinoccio de otoño ocurrirá entre las estrellas fijas de la constelación de Virgo y en la primera parte de la fase ascendente del Dwapara Yuga.

Al cabo de 12000 años, cuando el sol alcanza en su órbita el sitio más distante de Brahma, el magno centro (un evento que tiene lugar cuando el equinoccio de otoño se encuentra en la primera casa de Libra), dharma o la virtud mental llega a un estado tan limitado que el hombre no puede comprender cosa alguna que no sea parte de la burda creación física. Nuevamente, de la misma manera, cuando el sol, en el curso de sus revoluciones, comienza a avanzar hacia el lugar más cercano al magno centro, dharma o la virtud mental empieza a desarrollarse; esta evolución gradual alcanza su plenitud en otros 12000 años.

Cada uno de estos períodos de 12000 años, denominados Daiva Yugas o Parejas Eléctricas, trae un cambio completo tanto externamente, en el mundo material, como internamente, en el mundo intelectual o eléctrico. De este modo, en un período de 24000 años, el sol concluye su rotación alrededor de su contraparte y completa un ciclo eléctrico consistente de 12000 años en un arco ascendente y 12000 años en un arco descendente.

El desarrollo del dharma o la virtud mental es gradual y se divide en cuatro etapas diferentes en un período de 12000 años. El período de 1200 años, durante el cual el sol recorre 1/20 ava parte de su órbita (ver diagrama) se llama Kali Yuga. Dharma o la virtud mental se encuentra entonces en su primera etapa y está desarrollada sólo en una cuarta parte; el intelecto humano no puede comprender cosa alguna como no sea la burda materia de esta creación siempre cambiante, el mundo externo.

El período de 2400 años durante el cual el sol recorre las 2/20 ava parte de su órbita, se llama Dwapara Yuga. Dharma o la virtud mental, está entonces en la segunda etapa de su evolución, es decir en la mitad de su desarrollo; el intelecto humano puede comprender en este período las materias más sutiles, las electricidades y sus atributos, los cuales son los principios creativos del mundo externo.

El período de 3600 años durante el cual el sol recorre las 3/20 ava parte de su órbita se llama Treta Yuga. Dharma o la virtud mental está entonces en su tercera etapa; el intelecto humano llega a ser capaz de comprender el magnetismo divino, la fuente de todas las fuerzas eléctricas de las cuales depende la existencia misma de la creación.

El período de 4800 años durante el cual el sol recorre las restantes 4/20 ava parte de su órbita se llama Satya Yuga. Dharma o la virtud mental está entonces en su cuarta etapa y su desarrollo es completo; el intelecto humano puede comprenderlo todo, incluso a Dios o el Espíritu existente más allá de este mundo visible.

Manu, un gran rishi (sabio iluminado) de la época de Satya Yuga, describe estos Yugas más claramente en el siguiente pasaje de su Samhita:

Cuatro veces mil años, dicen, es el Krita Yuga (Satya Yuga o la "Edad Dorada" del mundo). Su amanecer dura otros tantos cientos de años y el período de su atardecer o crepúsculo es de la misma duración (400+4000+400=4800). En las otras tres edades, con sus amaneceres y atardeceres, los miles y los cientos decrecen en la unidad (300+3000+300=3600; etc.). Este ciclo de cuatro etapas que comprende 12000 años se llama una Edad de los Dioses. La suma de mil edades divinas constituye un día de Brahma y su noche es de la misma duración.

El período de Satya Yuga es de 4000 años de duración; 400 años antes y después de Satya Yuga propiamente tal existen períodos de transición o sandhis entre este Yuga y los que lo preceden y suceden respectivamente; por tanto, Satya Yuga dura un total de 4800 años. Al calcular la duración de otros Yugas y Yugasandhis, la norma es que el número uno debe restarse de los números (tantos miles como cientos) que indican los períodos de los Yugas y sandhis que les anteceden. Conforme a esta regla, es evidente que Treta Yuga dura 3000 años y sus sandhis, los períodos de transición que la preceden y suceden, duran 300 años, lo cual lleva un total de 3600 años.
 
La duración de Dwapara Yuga es de 2000 años y los sandhis que la anteceden y suceden duran 200 años cada uno, llevando a un total de 2400 años. Finalmente, 1000 años es la duración de Kali Yuga, cuyos sandhis duran 100 años antes y después, llevando a un total de 1200 años. Así pues, 12000 años, la suma total de todos los períodos de estos cuatro Yugas, es la duración de uno de los Daiva Yugas o Parejas Éléctricas, dos de los cuales, es decir, 24000 años, forman el ciclo eléctrico completo.
 
Desde el año 11501 a.C., cuando el equinoccio de otoño estaba en la primera casa de Aries, el sol comenzó a alejarse del sitio de su órbita más próximo al magno centro hacia el punto más distante de él y, consecuentemente, la capacidad intelectual del hombre comenzó a disminuir. Durante los 4800 años que demoró el sol en pasar a través de una de las Parejas de Satya o la 4/20 ava parte de su órbita, el intelecto humano perdió gradualmente toda capacidad de captar el conocimiento del magnetismo divino. Durante los 2400 años siguientes, mientras el sol pasaba a través del Dwapara Yuga Descendente, el intelecto humano perdió el poder de captar el conocimiento de las electricidades y sus atributos. En los 1200 años siguientes, el sol atravesó el Kali Yuga Descendente y alcanzó el punto de su órbita más alejado del magno centro; el equinoccio de otoño estaba en la primera casa de Libra. La capacidad intelectual del hombre había disminuido tanto que le era imposible captar cosa alguna excepto la materia bruta de la creación. El período alrededor del año 500 d.C. fue, por lo tanto, la época más oscura de Kali Yuga y del ciclo completo de 24000 años. La historia confirma la precisión de estos antiguos cálculos de los rishis hindúes y da testimonio de cuán vastos eran la ignorancia y el sufrimiento que predominaban en este período en todas las naciones.
 
Desde el año 499 d.C. en adelante, el sol comenzó a avanzar hacia el magno centro y el intelecto del hombre empezó a desarrollarse gradualmente. Durante los 1100 años del Kali Yuga Ascendente, los cuales nos remontan al año 1599 d.C., el intelecto humano era tan denso que no podía comprender las electricidades, Sukshmabhuta, los elementos sutiles de la creación. En el plano político, por otra parte, no hubo en general paz en reino alguno.
 
Luego de este período, con la llegada de los 100 años del sandhi de transición de Kali Yuga, conducentes a la unión con la época siguiente, Dwapara Yuga, los hombres comenzaron a percatarse de la existencia de los elementos sutiles, panchatanmatra o los atributos de las electricidades, y la paz empezó a establecerse en el terreno político.
 
Alrededor del año 1600 d.C., William Gilbert descubrió las fuerzas magnéticas y observó la presencia de la electricidad en todas las substancias físicas. En 1609, Kepler descubrió ciertas importantes leyes de la astronomía y Galileo creó el telescopio. En 1621, Drebbel de Holanda inventó el microscopio. Alrededor de 1670, Newton descubrió la ley de gravedad. En 1700, Tomás Savery utilizó una bomba de vapor para aspirar agua. Veinte años después, Esteban Gray descubrió la acción de la electricidad en el cuerpo humano.
 
En el mundo político, la gente comenzó a manifestar autorrespeto, y la civilización avanzó en muchos aspectos. Inglaterra se unió con Escocia y se transformó en un poderoso reino. Napoleón Bonaparte estableció su nuevo código legal en la Europa del Sur. Los Estados Unidos de América obtuvieron su independencia y en muchas partes de Europa prevaleció la paz.
 
Con el progreso de la ciencia, el mundo empezó a cubrirse de rieles de ferrocarril y de cables de telégrafo. Aun sin comprender claramente los aspectos sutiles de la materia, el hombre hizo uso práctico de ellos con la ayuda de las máquinas de vapor, máquinas eléctricas, y muchos otros instrumentos. En 1899, al completarse los 200 años de Dwapara Sandhi, el período de transición, comenzará el verdadero Dwapara Yuga de 2000 años, brindando a la humanidad general una comprensión cabal de las electricidades y sus atributos.
 
Tal es la gran influencia del Tiempo que gobierna el universo. Ningún hombre puede superar esta influencia a menos que, disponiendo de la bendición de contar con el amor puro -el don celestial de la naturaleza- se divinice; siendo bautizado por las sagradas aguas del Pranava (la divina vibración de Om), aprende él así el reino de Dios.
 
Deseo observar que los diferentes planetas que ejercen su influencia sobre los días de la semana, han prestado sus nombres a sus respectivos días; asimismo, las diversas constelaciones esterales, cuya influencia se manifiesta en los meses, han conferido sus nombres a los meses hindúes. Cada uno de los grandes Yugas ejerce gran influencia durante el período de tiempo que le corresponde; es deseable por lo tanto, que al referirse a los años, se indique a cual Yuga pertenecen.
 
Swami Sri Yukteswar
 
Recomiendo leer a continuación otro texto del gran maestro Yukteswar llamado: Alimentación y vida natural para la práctica de Yama y Niyama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Licencia Creative Commons
Conciencia Yoga por Patricia Aballay se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported.
Basada en una obra en yogaconciencia.blogspot.com.