1/6/2012

Asanas: Matsyasana


Matsya significa pez. Esta postura está dedicada a Matsya, el Pez, encarnación de Visnu, fuente y sosten del universo y de todas las cosas. Segun se cuenta, hubo un tiempo en que toda la tierra estaba corrupta y a punto de ser sumergida por un diluvio universal. Visnu, adoptando forma de pez, avisó a Manu (el Adán hindú) del desastre inminente. El pez transportó entonces a Manu, a su familia y a los siete grandes sabios en una nave, sujeta a un cuerno de su cabeza. Salvó asimismo los Vedas del diluvio. Ésta asana se encuentra en la secuencia de Asanas de cierre, en las cuales es importante mantener una respiración constante, lenta y mas larga que lo habitual, por ejemplo inhalando y exhalando en 5 segundos. 
Ésta asana expande y amplia la caja torácica y con ella la respiración. Con el dominio de los bandhas, la respiración será mas potente, y en la mayoría de los casos lleva algún tiempo de práctica hasta poder relajarse en la postura y respirar con soltura y sin esfuerzo. 

La serie de cierre incluye las siguientes asanas: Salamba Sarvangasana, Halasana, Karnapidasana, Urdhva Padmasana, PindasanaMatsyasana, Uttana Padasana, Sirsasana, Urdhva Dandasana, Niralamba Sirsasana, Baddha Padmasana, Yogamudrasana, Padmasana y Utpluthih.

Importante: las asanas se deben aprender con un profesor competente experimentado.

Variantes y adaptaciones de Matsyasana
Matsyasana con antebrazos apoyados, facilita el empuje del pecho hacia arriba.
Matsyasana con piernas estiradas

Video de la secuencia de Asanas de cierre


Beneficios
Da elasticidad y estiramiento al cuello, elimina el "doble mentón", robustece la espalda, expande la caja torácica, ayuda mucho en problemas de asma y bronquitis, es un tónico para el sistema nervioso. Regula el funcionamiento de la pituitaria, la pineal, la tiroides y suprarrenales. Tranquiliza las emociones y brinda autoestima. 
Contraindicaciones: No hacer con problemas cervicales, como por ejemplo artrosis cervical. 

Efectos

En esta postura se extiende completamente la región dorsal y el tórax se expande correctamente. La respiración es asimismo mas completa, y la tiroides, debido a la extensión del cuello, se beneficia de este ejercicio. Proporciona flexibilidad a las articulaciones pelvianas, y alivia las hemorroides inflamadas y sangrantes. 

Fuente Hatha Yoga de Hermógenes
Dirija la atención hacia la glándula tiroides o hacia el plexo solar. 
Efectos terapéuticos: Especialmente beneficiosa para la tiroides y las paratiroides debido a la abundante irrigación sanguínea que produce en el área. Masajea los músculos de la nuca mientras estira los del cuello. Desarrolla la musculatura torácica. Las glándulas ubicadas en la cabeza (pineal y pituitaria) se benefician igualmente. La respiración se produce mas libremente, debido al estiramiento de la musculatura. Los chakras visudha y manipura, respecticamente en el cuello y a la altura del plexo solar, son los que más se activan. Muy eficaz contra el estreñimiento, porque empuja del intestino al recto las heces acumuladas. Trae alivio al asma y a la bronquitis. Contribuye a evitar la tuberculosis. Es también aplicable a la cura de la amigdalitis purulenta. Es neuroestimulante poderoso, indicado por lo tanto pra los neurasténicos. Como todas las retroflexiones, es contraindicada a los que tienen problemas con vértebras o discos lumbares. 
Efectos mentales: Propicia optimismo, autoconfianza, paz, claridad en la inteligencia y desarrolla una sensación de energía, con resistencia a la fatiga. Al ejecutarla, es intensa la alegría y la seguridad psicológica que se experimenta. Las personas apáticas, melancólicas, psicasténicas, tienen mucho que recibir de esta asana. 
Observación: es complementaria de Sarvangasana. 

Fuente André Van Lysebeth
El origen del nombre de esta asana se encuentra en la palabra sánscrita matsya, que significa "pez", pero lo cierto es que la postura en sí no evoca ningún pez, ni siquiera exótico, lo cual es muy curioso. Los textos sánscritos afirman que esta asana permite flotar en el agua como un pez. Cuando se hace el muerto en el agua el rostro apenas emerge lo suficiente para poder respirar, mientras que en la postura del pez sobresale mucho más del agua, de modo que serían necesarias olas muy importantes para que cubrieran el rostro. En efecto, Matsyasana mejora la "flotabilidad" al situar el centro de gravedad hacia la mitad del cuerpo, además de permitir una mejor ventilación de los pulmones. 

CONTRAPOSTURA DE SARVANGASANA Y DE HALASANA
Sin embargo, no es por sus virtudes náuticas por lo que vamos a estudiarla. De hecho, constituye la contrapostura de Sarvangasana y de Halasana, que estiran las cervicales, mientras que el mentón, oprimido contra el esternón, comprime la tiroides e impide la expansión del tórax. Durante estas dos posturas, por lo tanto, queda excluida cualquier respiración torácica o clavicular. Es indispensable contrarrestar su acción, por esta razón Matsyasana viene inmediatamente después. 
En efecto, Matsyasana arquea la nuca, libera y estira el cuello, libera la tiroides de la compresión a que estaba sometida (con un buen fin, por lo demás), favorece la respiración torácica y clavicular y estira el abdomen.
RESPIRACIÓN
Hay que ubicar la respiración lo más cerca de las clavículas que se pueda. Matsyasana abre ampliamente la tráquea; aproveche para ventilar a fondo la parte alta de los pulmones. Separe bien las costillas mientras levanta las clavículas. La respiración abdominal está reducida, lo cual está previsto y es deseado. 
Al espirar, contraiga los músculos que hacen que las costillas bajen y se acerquen para vaciar los pulmones a fondo. Para terminar, endurezca el cinturón abdominalpara expulsar los últimos centímetros cúbicos de aire fuera de los pulmones. 
CONCENTRACIÓN
Hay que dirigir la atención alternativamente hacia la musculatura contraída de la espalda, después sobre la respiración profunda y alta. 
ERRORES
Un error frecuente es levantar la región posterior del suelo (la cadera).
EFECTOS BENÉFICOS
En su papel de contrapostura, asegura la plena eficacia de Sarvangasana y de Halasana, equilibrando su acción. Procura, además, ventajas particulares que conciernen especialmente al tórax, la columna vertebral y el abdomen. 
TÓRAX Y PULMONES
Matsyasana actúa especialmente sobre el tórax.
Al inmovilizarnos desde la infancia, durante largas horas, sobre los bancos de la escuela y en pupitres, la civilización es responsable de muchos tórax estrechos, cuyas costillas, en vez de estar en el ángulo correcto, están dispuestas oblicuamente en relación a la columna vertebral, reduciendo así el volumen disponible para los pulmones, es decir, la capacidad vital, y haciendo imposible una respiración normal, en detrimento de la vitalidad y de la salud. Practique Uddiyana frente a un espejo y observe cómo sobresalen sus costillas. En las personas de "estilo gótico" , las costillas dibujan una ojiva y están mal dispuestas; si forman una cúpula, el tórax es normal. Para la categoría "gótica", Matsyasana es una bendición y esos alumnos deberían practicarla asiduamente, si fuera necesario varias veces al día, incluso fuera de la sesión cotidiana de yoga. Mida hoy día su perímetro torácico al nivel del extremo del esternón (apéndice xifoideo). Vuelva a medirlo dentro de seis semanas: la mejora constatada lo convencerá y animará. Por ser los pulmones solidarios del tórax, su capacidad vital aumentará en la misma proporción. Durante el asana es especialmente el lóbulo superior del pulmón, y más especialmente la región subclavicular, la zona que mejor se airea.
COLUMNA VERTEBRAL
Un tórax estrecho está a menudo acompañado de una espalda curvada y rígida, especialmente en la zona de los omóplatos. Matsyasana actúa directamente sobre esta zona desfavorecida.
Al comienzo, estas personas tendrán mucha dificultad en tomar la postura del Pez, a pesar de sus esfuerzos. Que no se desanimen: un trabajo paciente y obstinado vencerá el obstáculo.
MUSCULATURA
Matsyasana fortifica especialmente la musculatura de la columna vertebral. La espalda enrojece como consecuencia del aumento del flujo sanguíneo, y se manifiesta un agradable calor en ella. El asana actúa también sobre el cinturón abdominal, que estira sin distenderlo. aa
SISTEMA NERVIOSO
La abundante irrigación sanguínea de la musculatura dorsal de la que acabamos de hablar, se propaga a la médula espinal, lo que hace subir el tono vital estimulando todas las funciones esenciales del organismo de un modo fisiológico y suave. El sistema nervioso simpático se beneficia también. La zona del plexo solar, a menudo presa de espasmos permanentes debidos a la ansiedad constante que destila nuestra vida en exceso agitada, se descongestiona gracias al estiramiento del abdomen aliado a la respiración profunda. 
VÍSCERAS DEL ABDOMEN
Este estiramiento del abdomen, al que se agrega el masaje interno debido a la respiración profunda, tonifica, además, todas las vísceras de la cavidad abdominal; el hígado y el bazo figuran entre los principales beneficiarios. Esta postura es muy benéfica para la mujer, porque los órganos pélvicos son estimulados, especialmente los órganos genitales (sobre todo los ovarios).
Matsyasana alivia las hemorroides dolorosas y sangrantes, sin dispensar del tratamiento médico apropiado, al que confiere una eficacia mayor. 
GLÁNDULAS ENDÓCRINAS
Hemos anotado con anterioridad que las glándulas genitales se benefician particularmente, lo que favorece la secreción de hormonas sexuales. Las suprarrenales son tonificadas, y se normaliza la producción de adrenalina y de cortisona, sin riesgo de sobrepasar las normas fisiológicas. Esta postura, al estimular también el páncreas, ayuda a combatir los casos de falsa diabetes de origen nervioso. 
EFECTOS ESTÉTICOS
Al remodelar el tórax y enderezar la espalda, Matsyasana asegura una postura correcta, lo que no deja de tener consecuencias beneficiosas sobre el plano psicológico.
EFECTOS PARTICULARES DE LA POSTURA CLÁSICA (EN LOTO)
Las ventajas descritas se aplican integralmente al asana clásica, a la cual se agregan las siguientes: en la postura clásica, el Loto hace disminuir la velocidad de la circulación sanguínea, especialmente por la compresión de la arteria femoral en los muslos, que provoca una desviación parcial de la corriente sanguínea destinada a las piernas en el bajo vientre. En el hombre, las gónadas son las primeras beneficiadas: Matsyasana es, pues, una postura especialmente revitalizadora. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Licencia Creative Commons
Conciencia Yoga por Patricia Aballay se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported.
Basada en una obra en yogaconciencia.blogspot.com.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...