17 oct. 2013

El desarrollo de la consciencia. Por Swami Chidananda

Swami Chidananda en Ardha Matsyendrasana
Extracto del libro "Conversaciones con Yoguis" de Ramiro Calle.


Ramiro Calle: Como usted sabe, la psicología occidental distingue entre el subconsciente y la consciencia. La psicología hindú, por su parte, también observa estos dos estratos mentales, pero además señala un tercero, la supraconsciencia, y se interesa profundamente en él. ¿Podría ofrecerme su opinión sobre este estado superior que podemos denominar como superconsciencia o supraconsciencia?

Swami Chidananda: Existen, por supuesto, el subconsciente y el consciente en el ser humano; pero además también existe la supraconsciencia, que trasciende los límites de lo consciente. La supraconsciencia pertenece al individuo, es algo que está en él. La experiencia de los iluminados ha permitido saber con certeza que hay un plano de consciencia más allá de la consciencia ordinaria y el subconsciente. Ese plano de consciencia superior es eterno, inmutable e indestructible. Forma parte del ser humano; es decir,  es tan propio de él como su personalidad, su nombre, su edad y todos aquellos elementos que caracterizan al individuo. Este plano superior de consciencia, esta supraconsciencia, es libre, independiente de todo factor, no tiene forma, nombre, ni límite Es infinita y eterna. Es la consciencia imperecedera y cósmica; es el estado en el que el individuo se trasciende a sí mismo y adquiere ilimitada paz, la plenitud. El miedo deja de existir para la persona. Todo es serenidad, seguridad 

RC: La atención mental desempeña un destacado papel en el yoga. El practicante de yoga tiene que cultivar y desarrollar al máximo su atención. ¿Cómo desarrollar lo más eficazmente posible la atención mental?

SC: Hay que desarrollarla, por supuesto, es el estado de vigilia. Hay que aprender a mantener la mente canalizada en un punto, concentrada sobre un objeto con absoluta exclusión de todo lo demás. La canalización correcta de la mente se va consiguiendo mediante la práctica. Hay, asimismo, que poner el máximo de atención en todo aquello que se haga; hacerlo todo con verdadero interés y entusiasmo Así la atención mental se irá desarrollando gradualmente. 

RC: Las vasanas (tendencias mentales) y las impresiones del subconsciente en general perturban al individuo, influyen en su vida y en su forma de actuar, e incluso pueden determinarlo y esclavizarlo. ¿Cómo liberarse de esos elementos perturbadores?

SC: Las activa la extraversión mental, la disipación y la constante atención a todo aquello que los sentidos nos muestran. Para librarse de ellas hay que desapegarse de los sentidos, neutralizar su influencia, permanecer sereno, ignorar las percepciones sensoriales, sustraerse a los sentidos de los fenómenos. Mediante la educación mental y la disciplina de la mente se libera uno de esos elementos perturbadores. Es muy importante controlar el deseo, porque el deseo origina nuevos deseos Hay que hacerle comprender a la mente que los fenómenos externos no son importantes, hacerle cambiar de actitud, buscar la verdadera naturaleza y esencia de las cosas. La práctica de la concentración termina por destruir las latencias del subconsciente. Hay que olvidar las percepciones sensoriales; esforzarse porque nuestra mente obtenga una clara comprensión de que uno es un espíritu puro, eterno. Mediante el japa y la práctica constante, implacable y diaria, se consigue aniquilar las vasanas y las influencias nocivas del subconsciente. Hay que practicar incansablemente, sin desfallecer. 

RC: El yoga pretende que el practicante debe trascender el conocimiento intelectual, que es limitado y condicionante, y obtener el conocimiento superior o intuitivo, que es mucho más ampliio e independiente. ¿Cómo trascender el conocimiento intelectual y despertar el conocimiento intuitivo?

SC: Hay que apoyarse en la inteligencia primordial para avanzar más y más, gradualmente. Con la ayuda de la inteligencia se puede alcanzar la intuición, que es un estado supramental. La meditación profunda es el único medio y la llave que nos permite abrir la puerta que da acceso a la supramente; mediante ella se trasciende la inteligencia común y se establece uno en un estado supramental. 

RC: ¿Qué se exige para el perfeccionamiento de todas las facultades mentales y psicológicas?

SC: Pureza y parquedad en la comida. Los alimentos deben ser sáttvicos, es decir, puros. Control sensorial, moderación en todo, racional regulación de la vida sexual, neutralización de los estímulos externos. Cuando más se estimulan los sentidos, más estos nos dominan Y, en definitiva, para lograr ese perfeccionamiento al que usted se refiere, practicar yoga. 

RC: El samadhi o éxtasis yóguico representa una transformación profunda de la persona y produce cambios determinados y definidos. ¿Podría decirme qué cambios se originan en la consciencia y en la psiquis cuando se obtiene el samadhi?

SC: La consciencia, que en la persona común es limitada, se transforma en consciencia ilimitada, eterna, absoluta. El mundo desaparece como si formara parte de un sueño y se nos presenta como una película, como algo irreal. Desaparecen los pares de opuestos y se logra la estabilidad mental absoluta En la consciencia limitada y finita hay identificación con el cuerpo. En la consciencia ilimitada, total e infinita, hay una identificación con todo lo creado. Se trasciende la consciencia normal, limitada, y hay una identificación total con el universo. Cesa toda perturbación.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Licencia Creative Commons
Conciencia Yoga por Patricia Aballay se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported.
Basada en una obra en yogaconciencia.blogspot.com.