18 sept. 2012

Los misterios de la Laringe

Encontré el libro "Cómo despertar el tercer ojo" gracias a un amigo que me lo presentó. El se dedica a practicar y conocer todo tipo de técnicas del despertar de la conciencia. El libro me pareció interesante, es bastante técnico, pero las actividades que propone sorprendentemente tienen efectos inmediatos.

En el libro hay un capítulo dedicado a explicar una respiración de activación o cambio de conciencia, la cual resultó ser igual a la respiración Ujjayi que usamos en Ashtanga Vinyasa Yoga. La nota es muy interesante y aquí la comparto. Igual cabe aclarar que la descripción de la respiración con la que empieza el texto es similar a la que trabajamos nosotros, pero no es la misma, esta respiración se hace simultaneamente por nariz y boca mientras que nosotros sólo respiramos por la nariz. Lo interesante está en las funciones ocultas que supuestamente provienen de la zona de la laringe y que aquí se describen.

"Awakening the third eye" de Samuel Sagan

Capítulo 2: Los misterios de la Laringe

"Al principio era el Verbo,
y el Verbo estaba en Dios,
y el Verbo era Dios."
(Juan 1:1)

"Tenía en su diestra siete estrellas, y de su boca salía una espada aguda, de dos filos"
(Apocalipsis 1:16)

La fricción en la garganta

Esta práctica consiste en respirar con una fricción en la parte posterior y mas baja de la garganta, mientras se mantiene la boca ligeramente abierta (en Ujjayi tenemos la boca cerrada y respiramos por la nariz). La fricción es generada tanto durante la inhalación como en la exhalación, lo cual crea un sonido como una especie de "viento". No es ni un silbido, ni un zumbido, ni ninguna otra forma de sonido cantado. El sonido es aproximadamente el mismo cuando inhalamos y cuando exhalamos. Si es posible, intentamos hacerlo en un tono bajo; así no resultará más sencillo mantenerlo durante un período de tiempo prolongado. Pero antes de dar más indicaciones y consejos sobre la fricción de la garganta, aclararemos algunos aspectos.
No se trata de empezar a buscar una fricción en la garganta perfecta. Sólo hay que hacer una "especie" de sonido de fricción y dejar que se adapte por sí mismo con el tiempo.
Si tratamos de realizarlo a la perfección, probablemente acabaremos haciéndolo mal. Si intentamos ser demasiado exactos, se interpondrá nuestra mente. Sólo hay que respirar con una vaga fricción en la garganta y todo irá bien! Basta con leer las instrucciones que se dan más adelante y entonces podrá volverse a esta sección al cabo de unas cuantas semanas, para así descubrir con mayor precisión dónde se produce la fricción y de este modo ajustar los detalles.
Comentarios
• Si desea tener una demostración inmediata, puede visitar la página Internet de Clairvision School (sección: Clairvision Knowledge Bank), donde podrá encontrar un archivo con el sonido de la fricción en la garganta. Pero, recuérde: un vago sonido de fricción será suficiente para poder seguir los ejercicios de Cómo Despertar el Tercer Ojo.
• No importa si se respira por la nariz o por la boca, o por ambas al mismo tiempo, aunque la boca debería permanecer ligeramente abierta. En esta posición, la mandíbula inferior está suelta y relajada, lo cual genera una determinada condición de energía que puede ser suficiente en sí misma para inducir un estado de conciencia ligeramente alterado.
La fricción proviene del área L (laringe)
• La fricción en la garganta es más cómoda y eficiente cuando proviene de la parte trasera de la garganta, no desde la boca y el paladar [área M en la figura - M por mitad de la boca], ni desde el área cercana a los dientes [área F - F por parte frontal de la boca].
Si se estuviera realizando la fricción desde la mitad [M] o desde la parte frontal de la boca, el sonido tendría un tono más agudo y algo estridente, o incluso sibilante. Experiméntese y compárese cada uno de ellos.
• La fricción correcta proviene de la laringe y de la parte más baja de la faringe, es decir, de la parte más baja de la parte trasera de la garganta [área L en la figura]. Así pues, el sonido (correcto) es un tono más bajo, profundo e interiorizado que si procediera de la parte frontal de la boca.
Otro posible error podría consistir en generar la fricción en la parte alta de la faringe (nasofaringe), esto es, en la parte trasera pero superior de la garganta, detrás de la cavidad nasal interna [área N en la figura]. En este caso, el cual es incorrecto, la fricción resonaría más en los senos nasales que en la garganta.


• A menudo, cuando practiquemos la fricción en la garganta, podremos sentir una vibración en la laringe, tenue aunque distinguible, si tocamos suavemente la Nuez de Adán con los dedos. (La Nuez de Adán es la protuberancia externa de la laringe en la parte superior de la mitad de la garganta. Está más marcada en los hombres que en las mujeres). Al principio esta vibración, que sentiremos con los dedos, a menudo se percibe con mayor claridad durante la inhalación que durante la exhalación, aún cuando se produzca el mismo sonido durante ambas.

• Cuán profunda debe ser la respiración? La profundidad y el ritmo deben ser los normales. Al principio debe implementarse una respiración ligeramente más profunda, con el fín de generar una fricción más clara. Pero no se necesita hiperventilar: ésta técnica no pretende crear el tipo de respiración usado en el rebirthing. El propósito es activar la energía de la laringe a través de la fricción. El énfasis no está en respirar, sino en despertar la laringe de energía.

• El propósito de la fricción en la garganta es reforzar la conexión con la "energía", un término que puede sonar vago al principio, pero que se hará cada vez más significativo a medida que se continúe trabajando en el tercer ojo. En cuanto se convierta en habitual la práctica de la fricción, bastará con sintonizar con el flujo de energía que la rodea, y automáticamente se ajustará la intensidad correcta de la respiración. Profundidad y ritmo variarán, pero la naturaleza de la energía es variar, y forma parte de nuestro propósito aprender a dejarnos llevar por la energía.

• La acción energética de dicha respiración con fricción será intensificada en gran medida si el cuello esta recto y vertical, alineado con el resto de la columna. Cuanto más perfecta sea la verticalidad del cuello, mayor poder se liberará en la laringe. Esto puede experimentarse como una intensificación repentina de la vibración, la cual tendrá lugar algunas veces cuando se mueva
levemente el cuello al aproximarse éste a la verticalidad perfecta.

• La boca estará solo ligeramente abierta; pero aún es más importante estar seguro de que permanece abierta, y más concretamente que la mandíbula inferior esté relajada, así como que los dientes superiores e inferiores no se toquen.

Cuando se esté familiarizado con la vibración en el entrecejo (se introducirá en el capítulo siguiente) conviene volver a este punto: trátese de practicar la fricción en la garganta con la boca ligeramente cerrada, y después con la boca levemente abierta, alternando las dos posiciones para sentir la diferencia en la energía. Se notará que en cuanto la mandíbula inferior esté relajada y ligeramente caída, se generará una condición completamente diferente en la energía, la conexión con la vibración se intensificará y en general la apertura se favorecerá.

Obsérvese también que esta posición de leve apertura de la boca no tiene que forzar la respiración por la boca en lugar de por la nariz. Respírese por la nariz, por la boca, o por ambas al mismo tiempo, como resulte más natural.

• Los principiantes a veces sienten que esta técnica reseca la garganta, o bien que la irrita ligeramente. Si así fuera, hágase la fricción en una zona más baja de la garganta. Los principiantes a menudo hacen la fricción en una zona demasiado alta de la garganta, cerca delpaladar, lo cual irrita su garganta. En dicho caso, practíquese durante unos cuantos minutos varias veces al día y dicho inconveniente será pronto superado (puede usarse miel de buena
calidad para suavizar y despertar la garganta). Con la práctica, esta fricción se mantendrá sin esfuerzo durante horas.

Después de algunos días de practica, la fricción en la garganta se ajustará naturalmente por sí misma y desaparecerá cualquier sensación de irritación.

• Hay que tener en cuenta que el foco de esta técnica está en la laringe, no en la respiración. No puede de ningún modo considerarse una práctica de hiperventilación, puesto que la respiración es exactamente la normal. Ni siquiera es un ejercicio de respiración propiamente dicho, ya que solamente se utiliza la acción mecánica del aire en la laringe, sin pretender conectar con el proceso de la respiración. La fricción se usa para crear una estimulación de la vibración en la laringe, pero en una etapa posterior de la práctica será posible despertar la misma vibración en la laringe sin hacer uso de la respiración.

• ¿Por qué la protuberancia de la laringe llamada Nuez de Adán está más marcada en los hombres que en las mujeres? En inglés esta protuberancia se llama "Adam's Apple" (Manzana de Adán) y se dice que cuando Adán trató de tragar la manzana del árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, ésta quedó atrapada en su garganta!

Propósito y efectos de la fricción en la garganta

La fricción en la garganta es un sonido de energía. Aquieta la mente y, cuando se domina, induce instantáneamente un estado de conciencia "sintonizado".

Una de sus muchas acciones es amplificar todo fenómeno psíquico. La forma en que se usará la respiración con la fricción en el capítulo siguiente, será conectándola con el área del entrecejo, para fortalecer nuestra conciencia del tercer ojo. En las prácticas posteriores, la fricción en la garganta se conectará con distintas estructuras del cuerpo de energía para así reforzarlas.
¿Qué significa "conectar"? Es una sensación o sentimiento que es más fácil de experimentar que de describir. Suponga que está tratando de conectar la fricción en la garganta con el área del entrecejo, por ejemplo. Al principio hay una conciencia simultánea de ambas. Entonces, automáticamente, tiene lugar
una resonancia entre las dos. El área del entrecejo parece vibrar junto con la fricción en la garganta. En ese instante se produce una "mezcla". La fricción en la garganta se combina con la sensación en el área del entrecejo. Hay una comunicación de energía entre la laringe y el tercer ojo. Esto es lo que significa
"conectar".
A continuación sucede una experiencia sencilla aunque fundamental: la percepción del tercer ojo se hace rápidamente más tangible e inequívoca. Este resultado es claro e instantáneo. El efecto de la fricción en la garganta es "dar forma", hacer que las cosas sean más sustanciales. Por lo tanto, cada vez que se conecte la fricción en la garganta con un chakra o con cualquier otro órgano de energía, dicho órgano se hará más perceptible.

La laringe manifiesta las cosas, las revela.
Observaremos un efecto semejante cuando trabajemos con auras. Primero tendremos que fortalecer el espacio interior e iniciar el proceso de visión. Entonces, algunos ejercicios nos mostrarán cómo la percepción de los halos no-físicos y auras se estimula de forma instantánea cuando combinamos la fricción en la garganta con la visión (véanse los capítulos 5 y 7). Las luces y los colores aparecerán significativamente más "densos" y tangibles.
La fricción en la garganta puede emplearse también para establecer una conexión entre diferentes estructuras de energía. No solo puede conectarse la fricción con el tercer ojo o con cualquier otro órgano de energía, sino que puede realizarse la conexión entre distintos órganos de energía, y unirlos mediante la
fricción. Por ejemplo, en los capítulos en los que se trata acerca de las circulaciones energéticas, se trabajará estableciendo una conexión entre la energía de las manos y la del tercer ojo. O bien, en loscapítulos en los que se trata acerca de la protección, se aprenderá a conectar el tercer ojo con las energías del vientre.
A medida que avancemos en este camino, descubriremos otras funciones milagrosas asociadas con la laringe. Por ejemplo, la energía de la laringe es un excelente purificador. Puede digerir toda clase de energías tóxicas. Juega también un rol principal en el metabolismo del néctar de la inmortalidad. Es recomendable no considerar la fricción en la garganta como una rutina, sino más bien considerarla como la búsqueda sagrada de los misterios de la laringe.
Los misterios de la laringe

En la literatura sánscrita se pueden encontrar algunas historias sorprendentes sobre la voz. Los rishis, o sabios de la antigua India, se decía que tenían extraordinarias habilidades, llamadas siddhis. Una de ellas era el vac-siddhi (vac = voz), por el cual cualquier cosa que el rishi dijera se convertiría en realidad.
Algunas veces, sólo con pronunciar una palabra, un rishi podía materializar un ejército completo y cambiar así el curso de la historia. De lo cual se seguía que la palabra pronunciada fuera considerada como sagrada e inalterable, lo cual era en ocasiones problemático. Por ejemplo, en el Mahabharata, el poema más largo que se ha transcrito en la historia de la humanidad, los cinco hermanos Pandava
participaron en un torneo donde uno de ellos ganó para esposa a la princesa más bella. Al volver a casa, los hermanos anunciaron a su madre, la virtuosa Kunti, "Hemos vuelto con un tesoro". Entonces, bastante desafortunadamente, la madre exclamó. "Bien, pues que sea compartido entre los cinco", tras lo cual la princesa tuvo que convertirse en la esposa de los cinco hombres, turnándose con cada uno de ellos, y supuestamente sin ser parcial hacia ninguno de ellos.
El poder creativo de la voz se expresa claramente en sánscrito, donde vac, voz, es a menudo considerado como sinónimo de Shakti, que es la energía creativa, el poder de manifestación. En diversas tendencias de la antigua filosofía griega, puede hallarse un concepto similar en logos. El significado primario de logos es "palabra", pero también significa principio creativo. Después, en el Evangelio de Juan (escrito originalmente en griego), el término logos se usa también para caracterizar el principio creativo por el cual fue manifestada la creación: "Al principio fue el logos (Palabra o Verbo) y el logos estaba con Dios, y el logos era Dios." (Juan 2:1). Obsérvese que el primer libro del Antiguo Testamento también presenta una imagen en la cual, en diversas etapas de la génesis del mundo, Dios usa el poder de la palabra para crear: "Y Dios dijo, Hágase la luz: Y se hizo la luz". (Génesis 1:3). "Y Dios dijo, Hágase un firmamento en medio de las aguas, y divídanse las aguas de las aguas". (Génesis 1:6). "Y Dios dijo, Tráiganse a la tierra las criaturas vivientes..." (Génesis 1:24), y así sucesivamente.
En mi novela épica Atlantean Secrets ("Secretos de la Atlántida"), pueden encontrarse claras descripciones del misterioso poder de la voz que cultivaban los iniciados de la Atlántida, mediante el cual podían influir en la naturaleza, obrar sanaciones y lograr toda clase de hazañas milagrosas. Rudolf Steiner, en sus enseñanzas, también nos ha dejado múltiples indicaciones relativas al poder de la voz. Un aspecto que él desarrolló particularmente es la polaridad entre la voz y los órganos generadores y, como consecuencia de ello, describe múltiples consecuencias concernientes a la evolución de la humanidad.
Aparte de las indicaciones de Steiner, ciertos hechos sencillos demuestran que hay una conexión entre la voz (y, por tanto, la laringe) y la energía sexual. Por ejemplo, en la pubertad, cuando se desarrollan los órganos sexuales, la voz de los muchachos cambia de tono debido a la acción de una hormona masculina llamada testosterona. En las mujeres, la alteración de la voz también puede observarse en la menopausia.
En astrología, el órgano de la voz está relacionado con el signo Tauro y los órganos sexuales con Escorpio. La polaridad entre los órganos sexuales y la laringe es indicada por la oposición entre ambos signos.
Tauro está regido por Venus, Escorpio por Marte. Venus y Marte forman una pareja, con funciones diametralmente opuestas.



Otra conexión entre la voz y los órganos generadores puede encontrarse en el Hebreo antiguo, donde una de las palabras para voz es yediah, cuya raíz es yadah, con el significado de conocer. Y no es realmente una coincidencia el que la forma bíblica de referirse al encuentro sexual es yadah, conocer. Por ejemplo: "Y Adán conoció a Eva, su mujer; y ella concibió, y nació Caín..." (Génesis 4:1).



En acupuntura, el punto qi chong (Estómago 30), localizado a un lado del hueso púbico, tiene entre uno de sus síntomas que la garganta se irrita tras un encuentro sexual. En la medicina tradicional china pueden hallarse diversas conexiones entre la energía sexual y la garganta. Por ejemplo, de entre todos los órganos, se dice que el riñón es el que almacena la energía sexual. Y en la garganta se encuentran las amígdalas, las cuales tienen forma de riñones.
Cuando hay una liberación de "fuego" por el riñón, a resultas puede haber una inflamación de la faringe (faringitis) o de las amígdalas (amigdalitis).
Pero volvamos a Steiner y veamos sus visiones acerca del futuro del órgano de la voz humana. Steiner consideraba -dentro de la tendencia de la evolución humana - que la importancia de ciertas partes del cuerpo se está desvaneciendo lentamente, mientras que otros órganos jugarán un papel cada vez más esencial en el futuro. Los órganos sexuales pertenecen a la primera categoría, mientras que la laringe pertenece definitivamente a la segunda.
Steiner ha mencionado con frecuencia que hacia la mitad de Lemuria (la época que precedió a la Atlántida), tuvo lugar un evento crucial en la historia oculta de la humanidad. Hasta entonces, la líbido de los seres humanos estaba todavía dirigida por entero a la procreación, de modo que cada ser humano era capaz de generar descendencia por y de sí mismo. Esto es, todos éramos hermafroditas. Un solo ser humano podía dar a luz a otro ser, sin precisar ser fecundado por nadie. Obsérvese que el concepto de que los seres humanos primordiales eran hermafroditas no solo se encuentra en Steiner, sino también en mitos de tradiciones muy diversas.
Asimismo Steiner describe cómo, en medio de alteraciones cataclísmicas del planeta Tierra, los seres humanos perdieron la mitad de su energía procreadora. Dejaron de ser hermafroditas: los sexos fueron separados. Cada ser humano únicamente retuvo la mitad de la energía procreadora y, desde entonces, tuvo que encontrar a alguien del otro sexo para poder tener descendencia. ¿Qué le sucedió a la otra mitad de la energía procreadora, la que ya no estaba disponible para la procreación? De acuerdo con Steiner, fue redirigida hacia una función diferente: agarrar el Ego, o Ser Superior. Hasta entonces, los seres humanos habían vivido como seres amorfos, completamente desconectados de su Ego. Y fue mediante la redirección de la mitad de su fuerza sexual como se estableció el comienzo de una conexión con el Ego. Se convirtieron en seres espirituales.
Esta visión sugiere un modo interesante de ver la relación entre la energía sexual y la espiritualidad, así como la sexualidad en general. Por ejemplo, presenta el instinto sexual como una búsqueda de la "mitad perdida". Y, al mismo tiempo, sugiere que la mitad perdida no va a ser encontrada afuera, en la unión con otro ser humano, sino mediante la comunión completa con el propio Espíritu. También nos sugiere que la energía sexual y la energía que nos permite conectar con el Espíritu son fundamentalmente de la misma naturaleza, y que esta última no es otra cosa que una forma refinada y redirigida de la primera. Esta concepción encaja bastante bien con los sistemas Taoístas de alquimia interior, en los cuales se trabaja refinando y transmutando la energía sexual para así generar el embrión de inmortalidad, el cuerpo sutil en el que la plenitud del Ser Superior pueda ser permanentemente experimentada.
Pero volvamos a la voz. Después de que los seres humanos tuvieran la mitad de su energía sexual redirigida, hacia la mitad de la época Lemur, Steiner describe cómo aparecieron algunos órganos nuevos en el cuerpo humano. La laringe fue uno de ellos, lo cual establece una conexión directa entre la energía sexual transformada y espiritualizada y la laringe: mientras la energía sexual de los seres hermafroditas estaba al cien por cien dirigida a la procreación, no pudo formarse la laringe. Una vez que parte de la energía sexual fue refinada para comenzar a alcanzar el Espíritu, comenzó a desarrollarse la laringe.
Ahora bien, si tratamos de entender la función presente de la laringe, veremos que mediante la voz expresamos nuestros pensamientos y nuestras emociones, lo cual es un modo de darles una forma más definida. Tan pronto como se comiencen a practicar los ejercicios que se describen en los primeros capítulos del presente libro, se hará evidente que la fricción en la garganta hace que el tercer ojo sea más tangible, como si le diera forma. Se sintonizará con el tercer ojo y, tan pronto como se comience a efectuar la fricción en la garganta, el tercer ojo será inmediatamente percibido con más claridad, más intensamente.
Steiner predijo que, en el futuro de la humanidad, la capacidad de la laringe para dar forma llegará a ser excepcional, y que el poder creativo de la palabra se manifestará incluso en el plano físico: sólo con decir una palabra, se materializará el objeto correspondiente. Aunque las implicaciones parezcan asombrosas, el concepto no es, después de todo, diferente del vac-siddhi o poder creativo de la palabra que - de acuerdo con los textos sánscritos - los antiguos rishis hindúes dominaban a la perfección. Esto nos sugiere que los seres humanos están ganando gradualmente la capacidad de crear, similar a la de los Elohim del Viejo Testamento. En otras palabras, nos presenta a los seres humanos como dioses creadores en la manifestación - un tema que discurre a través de toda la tradición esotérica occidental, comenzando por el Génesis cuando Adán, habiendo comido del árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, oyó al Elohim exclamar: "Contempla, el hombre se ha convertido en uno de nosotros" (Génesis 3:22). Todas estas consideraciones acerca de la laringe nos conducen a pensar que pueda haber algún significado simbólico detrás de la fábula de la Nuez de Adán (en inglós y otros lenguas llamada 'Manzana de Adán'), la cual era un trozo de la fruta del árbol de la Ciencia del Bien y del Mal que se quedó atascada en su garganta.

Curiosamente, Steiner previó un paso crucial en la evolución a largo plazo de la laringe: cuando la fuerza sexual haya sido completamente transmutada, la función procreadora ya no será nunca más realizada por los órganos sexuales, sino por la laringe. Los seres humanos habrán ganado entonces la capacidad de
hacer que sus niños vengan por la palabra.

Otra de las visiones de Steiner, que es también bastante consistente con otras fuentes de la tradición esotérica occidental, es que con la transmutación final de la energía sexual en el poder creador de la voz llegará el fín de la muerte: la inmortalidad física. El final de los órganos sexuales implica el fín de la separación de los seres humanos en dos sexos. En el Evangelio de Felipe, uno de los Evangelios Gnósticos más interesantes, se afirma inequívocamente que, si "la mujer" no hubiera sido separada de "el hombre", ella no tendría que morir con "el hombre", y es la separación de los sexos la que causó el principio de la muerte. El mismo texto, además, indica que mientras Eva estuvo en Adán, no existía la muerte. Es cuando ella fue separada de Adán que la muerte comenzó. Si "el hombre" llega a ser completo otra vez, será el final de la muerte.

Esto puede ponerse en paralelo con el Evangelio de Tomás, en el que Jesús dice a sus discípulos que es haciendo de los dos uno como ellos llegarán a ser los hijos del hombre y mover montañas, diciendo: "Montaña, muévete!".

Entonces la "Palabra perdida", sobre la cual se basa la tradición Masónica, habrá
sido recobrada, y el Templo será reconstruido para siempre.

Los alquimistas a menudo definían su arte como una forma de acelerar los procesos naturales de evolución de la naturaleza. Por ejemplo, ellos consideraban que todos los metales estaban en vías de convertirse en oro, y que transmutar los metales básicos en oro no era otra cosa que lograr en un corto período de tiempo lo que de otro modo a la naturaleza le hubiera costado mucho tiempo de conseguir. Habrá más ocasiones, en este y en otros libros del Clairvision Corpus, de volver a considerar el significado interno del oro de los alquimistas. Según ellos, su oro no era "oro común". En esta etapa inicial, podríamos emplear este concepto de "aceleración" para definir la alquimia interna: la alquimia interna apunta a conseguir ahora transformaciones que la humanidad, siguiendo su curso natural de evolución, únicamente completará mucho más adelante.

La fricción en la garganta se ha diseñado para conseguir una transformación alquímica de la laringe y poder comenzar a extraer su poder creador. En concreto, en el estilo Clairvision de alquimia interna la laringe se emplea  con profusión para dar forma y "densificar" diversas estructuras del cuerpo de energía, tal como se comenzará a experimentar mediante las prácticas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Licencia Creative Commons
Conciencia Yoga por Patricia Aballay se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported.
Basada en una obra en yogaconciencia.blogspot.com.