13 ene. 2018

Tareas y Compromisos: Análisis de Yoga Sutras 1.19 - 1.22


Yoga Sutras Capítulo 1

Concentración: Samadhi Pada (libro I)


Por Swami Jnaneshvara Bharati



Concentración: El Capítulo 1 de los Yoga Sutras se titula Samadhi Pada, que significa Capítulo sobre la Concentración. En éste se describe el yoga, la observación de las cinco clases de pensamientos, cómo decolorar los pensamientos, los principios inseparables de la práctica y el no-apego, las etapas de la concentración, las tareas y el compromiso, los obstáculos y las soluciones, y los medios para estabilizar la mente, además de sus resultados.



Los 51 sutras del Capítulo se han dividido en 9 secciones:




    Tareas y compromisos (Yoga Sutras 1.19 -1.22)


      Dos clases de aspirantes


      En los sutras 1.19 y 1.20 se describen dos clases de aspirantes, capaces de lograr las metas del Yoga.

      1) Avanzados: Los primeros son aquellos que han hecho un tremendo esfuerzo en vidas previas, para quienes acceder a samadhi es fácil (1.19).

      2) Otros: La mayoría es del segundo tipo, que requiere seguir cinco tipos de tareas y compromisos (1.20).


      Cinco actitudes y metas esenciales

      Las cinco tareas a cultivar (1.20) son:

      1.- Shraddha: Desarrollar la fe en cuanto a estarse dirigiendo en la dirección correcta.
      2.- Virya: Dedicar la energía necesaria para llevarlo a cabo.
      3.- Smriti: Cultivar el recordar y el estar alerta.
      4.- Samadhi: Buscar los estados de samadhi.
      5.- Prajna: Búsqueda de la sabiduría más elevada.


      Elegir el propio nivel de práctica

      En los sutras 1.21 y 1.22 se describen nueve niveles de práctica y compromiso, además de tres divisiones adicionales para quienes realizan una práctica intensa. Elige uno de los nueves niveles de práctica. Todos pueden progresar y tener la experiencia directa, y es muy útil estar consciente de dónde te encuentras en la práctica, dado que esto puede generar una gran libertad (1.21 y 1.22).


      SUTRA 1.19 

      bhava pratyayah videha prakriti layanam

      Algunos que ya han accedido a niveles superiores (videhas) o conocen la naturaleza no manifiesta (prakritilayas) son impulsados a nacer en este mundo debido a sus impresiones latentes remanentes de ignorancia, y alcanzan estos estados de samadhi de modo natural.


      VOCABULARIO

      bhava = existencia objetiva, convertirse en, llegar a ser

      pratyayah = causa, principio cognitivo, contenido de la mente, cognición

      videha = sin cuerpo, desencarnado

      prakriti = causa creativa, la causa material más sutil, naturaleza

      layanam = disuelto, fusionado, combinado


      Los videhas son aquellos desencarnados que han alcanzado niveles elevados y los prakritilayas son quienes se han fusionado con prakriti, que es la esencia material de mayor sutileza del universo. Si bien, éste pareciera un estado avanzado, fundirse en prakriti es un desvío, por así decir. No se tiene la experiencia de la consciencia pura sino sólo de prakriti no manifestada. Fusionarse con prakriti no es la meta del Yoga.

      Vemos que este sutra sigue a los sutras 1.17, 1.18, descriptivos de los cuatro niveles de samadhi con objeto y el samadhi sin objeto. El presente sutra hace alusión a una de las dos formas generales de abordar estos samadhis. Este sutra es válido para pocas personas. La mayoría necesita seguir el segundo camino, al que se refiere el sutra siguiente. En otras palabras, si uno no llega a este mundo como un yogui videha o prakritilaya, lo adecuado es seguir el quíntuple camino mencionado en el sutra 1.20.


      SUTRA 1.20 

      shraddha virya smriti samadhi prajna purvakah itaresham

      Otros siguen sistemáticamente un camino quíntuple, que incluye: 1) tener certeza del camino, 2) dirigir la energía hacia las prácticas, 3) recordar reiteradamente el camino y el proceso de aquietar la mente, 4) entrenarse en la concentración profunda y 5) búsqueda del conocimiento real, a través del cual se logra el samadhi más elevado (asamprajnata samadhi).

      VOCABULARIO

      shraddha = fe incondicional, confianza, creencia, certeza

      virya = energía, fuerza de voluntad

      smriti = memoria, recuerdo intencional, estar alerta

      samadhi = absorción profunda en la meditación, éxtasis interno

      prajna = sabiduría, discernimiento, cognición superior

      purvakah = precedente, anterior, prerrequisito

      itaresham = de otras personas



      Descripción simple, directa

      Los cinco principios y prácticas de este sutra son un resumen simple y directo del compromiso personal necesario para seguir el camino de la Auto-realización. Es muy útil memorizarlos y reflexionar en ellos a menudo. Estas cinco orientaciones se emplean en conjunto con los ocho peldaños del Yoga, materia del sutra 2.28.


      Shraddha es tener fe respecto a ir en la dirección correcta. No es fe ciega en una organización, institución o maestro, sino un sentimiento interno de certeza en cuanto a estar yendo en el rumbo adecuado. Es posible no saber exactamente qué va a ir sucediendo en el camino, pero se tiene la intuición de ir caminando constantemente hacia la meta de la vida. La “fe” del Yoga no es una “fe ciega”, como es el caso en la mayoría de las religiones. La tradición oral del Yoga sugiere que el aspirante no “crea” en nada a priori, sino que pruebe las ideas en su propio laboratorio interno, por lo tanto la “fe” del Yoga se basa en la experiencia directa. Si alguien ha practicado tomar consciencia de la respiración y la respiración diafragmática, y eso le conduce a tener una mente quieta y silenciosa, esa experiencia directa es la base para que tenga fe en que si sigue practicando dicha respiración, logrará una experiencia similar de quietud y silencio.


      Virya es la energía positiva del ego que apoya la fe de ir en la dirección correcta. Esta energía de virya aporta la fuerza que respalda la sensación de saber qué hacer. Cuando uno actúa decididamente respecto a aquello que reconoce como el camino correcto, eso es virya. Si uno se siente débil o inseguro y no actúa suficientemente, eso proviene de la falta de virya. Virya es esa convicción que dice: “¡Puedo hacerlo! ¡Lo haré! ¡Tengo que hacerlo!


      Smriti consiste en cultivar constantemente la consciencia de estar recorriendo el camino, y de recordar los pasos a dar durante el mismo. No se trata de una actitud obsesiva sino más bien una suave pero persistente consciencia de la meta de la vida, de la fe que se tiene en el camino y de la decisión de hacer uso de la propia energía en el proceso. Smriti también es la práctica de estar alerta del proceso interno, de observarse tanto durante la meditación como durante la vida diaria.


      Samadhi se busca intensamente en sus distintas etapas ya descritas (1.17 -1.18). Implica el compromiso de adentrarse en los niveles o etapas de samadhi, usar las capacidades de la atención como herramientas para discriminar (2.26 -2.29) las diferentes formas de ignorancia (2.5), y recordar que este es un proceso de interiorización sistemática a través de niveles progresivamente sutiles de nuestro ser (3.6).


      Prajna es la sabiduría más elevada; proviene de la discriminación y se la busca asiduamente por medio de la introspección (2.26 -2.29) usando samadhi (3.4 -3.6), que como herramienta es similar al filo de una navaja. Las prácticas mencionadas en los capítulos 2 y 3 permiten experimentar numerosos niveles de sabiduría, que se dejan todos de lado con no-apego (3.38).



      Recuerdo constante

      Cultivar un constante recuerdo de estos cinco tipos de tareas y compromisos permite entender las prácticas puntuales en este simple contexto. Esto sirve de gran inspiración, en el sentido de persistir haciendo las prácticas sugeridas en los Yoga Sutras.


      SUTRA 1.21 

      tivra samvega asannah

      Quienes se dedican a sus prácticas con intenso ardor, resolución y una firme convicción, adquieren concentración y los frutos correspondientes, más rápidamente que aquellos que lo hacen con mediana o menor intensidad.


      VOCABULARIO

      tivra = más rápido, veloz

      samvega = impulso, fuerza, vigor, convicción, entusiasmo

      asannah = muy cerca, próximo, rápido


      Intensidad y ritmo de la práctica

      Para quienes avanzan rápidamente en sus prácticas y lo hacen con intensidad, los frutos de las mismas están muy próximos. Aquí hay dos dimensiones. Una se refiere a la velocidad con la que se avanza, y la otra es la intensidad o esfuerzo puesto en ello. Cada cual tiene tres categorías, es decir en total hay nueve niveles de práctica.


      Elige una de las nueve formas de práctica

      Hay algo muy práctico en relación a estos nueve niveles de práctica y es importante estar consciente de esto. Alguien puede pensar que tiene poco entrenamiento o poco tiempo, y por tanto no puede progresar. Sin embargo, a veces es como la historia de la carrera entre la tortuga y la liebre. Aunque esta última es más veloz, la tortuga es la que gana la carrera por su constante persistencia. Si te parece estar yendo por la vía más lenta, tu persistencia delicada y amorosa puede traerte grandes recompensas.


      Esta es una tabla resumen de los nueve niveles de práctica:



      Lo óptimo

      Para la mayoría de los que leen esta tabla, los niveles de práctica Escasa y Mediana son los más importantes, por lo atareado de sus vidas y los deberes que han de cumplir.


      Mucho tiempo para Practicar, pero poca Convicción

      Es muy fácil creer que la única forma de progresar es retirarse de la vida mundana, como puede haber hecho un monje que se va a una cueva de los Himalayas. Esto sencillamente no es verdad. Esa persona puede tener mucho tiempo disponible y estar al tanto de muchas prácticas. Sin embargo, si la convicción es escasa, poco progreso se consigue.


      Poco tiempo para Practicar, pero mucha Convicción

      Por el contrario, alguien con poco tiempo puede hacer escasa práctica, pero tener una convicción muy intensa. Esta posición es muy superior a fin de progresar en el camino hacia la iluminación. A la hora de realizar la práctica, el poco tiempo se contrapesa con la convicción y la sincera ejercitación de la meditación en acción.



      SUTRA 1.22 

      mridu madhya adhimatra tatah api visheshah

      Para quienes realizan mucha práctica y tienen profunda convicción (1.21) hay otras tres subdivisiones según el grado de ardor o entusiasmo con que se haga la práctica, pudiendo éste ser leve, mediano e intenso.


      VOCABULARIO

      mridu = leve, lento

      madhya = medio, mediano, regular

      adhimatra = intenso, fuerte

      tatah = de eso

      api = también

      visheshah = diferenciación, distinción


      Tres divisiones más

      Para aquellos que realizan una práctica intensiva y tienen una profunda convicción (casilla # 9 del cuadro anterior), existen tres divisiones más. Recordemos que en el sutra previo (1.21) se dijo que tal intensidad implicaba que el logro estaba próximo. Con esta nueva subdivisión, dicho logro también tiene tres niveles:


      • Para aquellos cuyo ardor es leve, el logro es inminente.
      • Para aquello cuyo ardor es mediano, el logro es más inminente aún.
      • Para aquellos cuyo ardor es intenso, el logro es absolutamente inminente.


      Todos pueden practicar

      Para la mayoría de personas que practican meditación yoga, estas divisiones les ayudan a tener claro que existen niveles de práctica y que todos pueden practicar. No se trata de que sólo los más ascéticos meditadores que viven en las cuevas lo consigan. Cada quien puede progresar a su propio paso de manera cómoda.

      No hay comentarios:

      Publicar un comentario

      Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.