13 dic. 2014

Dolor y lesiones: replantearse la práctica de Yoga.

El dolor en la práctica de Ashtanga no es algo común. No debemos acostumbrarnos a los dolores. Primero debemos distinguir aquello que llamamos "dolor" ya que existe cierta confusión respecto a esta palabra. Muchas veces las personas confunden dolor con sensación de estiramiento intenso o apertura articular. Ante todo es necesario distinguir el dolor, la sensación desagradable, punzante, que indica que algo no está bien, que estamos yendo en la dirección equivocada, que si seguimos insistiendo en ese sentido probablemente lleguemos a una lesión. Porque el cuerpo siempre avisa, durante la práctica de asanas, siempre da señales. Y por otra parte esta la sensación de elongación, estiramiento, apertura articular, al cual podríamos denominar "dolor placentero", ya que si abrimos la escucha corporal, percibimos los músculos en todo su largo, su inserción, la articulación, y el mensaje de que se están abriendo, creando nuevos espacios. 

Si hay dolor, hay algo que estamos haciendo incorrectamente. Hay algo que no estamos percibiendo o lo dejamos pasar por alto. El dolor terminará inevitablemente en lesión, en lastimarnos. 

Hacer yoga consiste en realizar una terapia corporal y mental, a fin de preparar nuestro cuerpo, organismo, respiración y mente para estados mas elevados de conciencia. Las asanas tienen por función equilibrar y desintoxicar el cuerpo físico. Cuando hacemos asanas nuestro cuerpo rompe con esquemas adaptados por nosotros inconscientemente durante muchos años. Y definitivamente no es fácil, no es sencillo descontracturar y romper las estructuras. Pero forzando el cuerpo y provocando dolor no lo conseguiremos. De esa forma nuestra práctica dejará de ser Yoga, dejará de ser terapia, pasará a ser una gimnasia, un entrenamiento físico en el cual compito conmigo mismo para ver cuanto mas puedo forzar mi cuerpo. Ante todo debemos saber que la mente, las emociones, la fe en la práctica, la imagen que tenemos de nosotros mismos, todos estos son factores que contribuyen a la evolución o estancamiento en la práctica de asanas. Es decir, por ejemplo, soy una persona medianamente rígida o encuentro rigidez en ciertas partes del cuerpo, hago una postura y me exijo mas de lo que debo, mi mente me indica que soy una persona rígida y que debo eliminar esa rigidez, tengo una imagen de mi con la que no estoy satisfecho. Entonces fuerzo el cuerpo, el cuerpo me avisa, con dolor, ardor, puntadas; dice que el proceso es largo y no puede suceder de un momento a otro, dice que debes respirar para acomodarte en la postura, dice que hasta aquí llegaste y es momento de detenerte. Pero la mente dice que debes ir mas. Y entonces sucede la lesión. No hay unión, no hay yoga. No hay conexión. 

Hacer yoga debe ser terapéutico, no lo olvidemos. Hacer yoga, asanas, debe ser una meditación en movimiento, donde voy percibiendo el despertar del cuerpo y la respiración, cada asana va tocando partes del cuerpo, las va abriendo, direccionando, calentando. La respiración es consciente, es expansiva, es relajante. Y la mente se deja llevar en ese fluir, sin involucrarse en pensamientos. Lo que importa en la práctica de Ashtanga, no es llegar al máximo en la asana, es tener una respiración fluida, constante, equilibrada, y sostener al mismo tiempo los bandhas, ser concientes de tomar los bandhas. Si logramos estas características en la práctica, las asanas inevitablemente se volveran mas armoniozas, mas flexibles, mas profundas, mas infinitas. Además agreguemos que los bandhas son el principal factor para proteger la columna de las lesiones. Un buen sostén interno mediante el uso de Mula y Uddiyana bandhas, permite realizar la fuerza correspondiente con la musculatura correspondiente, protege la cintura, las vertebras desde su base, alinea la postura corporal permitiendo posiciones cotidianas mas saludables. 

La práctica de asanas debe ser lenta y armonioza. Generalmente el dolor y las lesiones llegan cuando queremos lograr una asana y todavía no esta listo nuestro cuerpo. Entonces lo forzamos, y alteramos la respiración. Respiramos rápido y de manera desarmonioza. La práctica lenta y consciente es la que enciende el fuego interno (Agni), la que genera el calor necesario para quemar las impurezas que son las que están bloqueando el cuerpo. Sri K. Pattabhi Jois dijo: "Con el calor hasta el acero se puede doblar". Pero ese calor debe venir desde el centro del cuerpo, debajo del ombligo, ahí se encuentra la fuente del Agni. Cuando el cuerpo respira como corresponde el calor que genera es tan intenso que empezamos a sudar mucho. Los músculos necesitan del Agni. El proceso así se vuelve interno. El fuego es interno y trabaja en la asana desde adentro. Los movimientos, lentos, amables, permiten a los músculos y articulaciones llegar cómodamente a destino. 

Por el contrario, cuando no respetamos el proceso, cuando no encendemos el fuego, cuando la práctica se vuelve solo externa, entonces llega la lesión. Y no hay que sentirse mal por tener una lesión, no sentir que ha hecho todo mal. Pero si comenzar a replantearse la práctica, descubrir, estudiar, cuales son lo motivos. ¿Cual es mi objetivo? ¿Lograr la mayor cantidad de asanas, las mas difíciles? ¿Demostrar a los demás lo bueno que soy con el cuerpo? Practicar yoga debe ser una actividad que disfrutamos siempre. Y además debe ser una práctica que podamos hacer toda la vida. No es un entrenamiento de alto rendimiento en el que los deportistas tienen una vida útil de 10 o 20 años. 

Las personas que logran practicar hasta en su madurez son aquellas que disfrutan de su práctica, que respetan sus límites, que comprenden el proceso. 

Todos los días veo comentarios de personas sobre el dolor y el pesar que les provoca tal o cual postura. Las describen como sufrimiento. Si bien el sufrimiento es parte de la práctica de yoga, reconocerlo, saber su origen y como nos condiciona, eso no quiere decir que debemos sufrir al practicar asanas. Hasta a veces parece que la gente se siente orgullosa de su sufrimiento, del dolor que vive día a día haciendo yoga. Esto es realmente incomprensible. No olvidemos, la práctica debe ser agradable. 

Por eso debo comentar, existen muchas y diferentes variaciones para las asanas, para los surya namaskara, para todos los vinyasas. Todas se pueden adaptar a la persona según sus condiciones físicas, mentales y emocionales. La edad o las condiciones genéticas no son un impedimento. Solo debe poseer voluntad. 

¿Cual es la finalidad del Yoga? Terapia, purificación, estabilidad física emocional y mental, autoconocimiento, salud, felicidad, devoción. No olvidemos, no perdamos de vista el objetivo. Como reconocemos a un buen yogi, no es aquel que hace las asanas mas avanzadas, el que es mas flexible o se dobla mas. Es aquel que es ecuánime ante el éxito y el fracaso, que acepta sus condiciones y las transforma en bienestar, felicidad. Es quien medita, quien no reacciona desequilibradamente, quien no es perturbado, quien es sencillo y humilde. Quien es espiritual. 

Autor: Patricia Aballay

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Licencia Creative Commons
Conciencia Yoga por Patricia Aballay se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported.
Basada en una obra en yogaconciencia.blogspot.com.