26 may. 2012

Pranayama por B K S Iyengar


Pranayama

Fuente "Luz sobre el yoga" de B K S Iyengar

Al igual que la palabra yoga posee un amplio significado, 1o mismo ocurre con la palabra prana. Prana significa aliento, respiracion, vida, vitalidad, viento, energia, fuerza. Tambien connota el alma como opuesta al cuerpo. El termino se usa generalmente en plural para indicar alientos vitales. Ayama significa longitud, expansión, extension o restricción. Pranayama implica de este modo la extensión de la respiracion y su control, control que se ejecuta sobre todas las funciones respiratorias, a saber: 

1.- inhalación o inspiración, llamada puraka (llenado); 2.- exhalación o espiración, que recibe el nombre de rechaka (vaciado de los pulmones), y 
3.- retención o sujeción del aliento, estado en el que no existe inhalación ni exhalación, y que se denomina kumbhaka. En los textos de hatha yoga también se utiliza el termino kumbhaka en un sentido amplio genérico que incluye los tres procesos respiratorios de inhalación, exhalación y retención. 

Kumbha es un jarro, cántaro, vasija o cáliz. Una vasija puede vaciarse de aire y llenarse con agua, o vaciarse de agua y llenarse con aire. Igualmente, existen dos fases en kumbhaka, a saber: 1.- Cuando se suspende la respiración tras una inhalación completa (estando los pulmones completamente llenos con aire vital) y 2.- Cuando se suspende la respiración tras una respiración completa (estando los pulmones completamente vacios de aire nocivo). La primera de estas fases, en la que se retiene la respiración tras una inspiración completa, pero antes de comenzar la espiración, se denomina antara kumbhaka; la segunda, en la cual se retiene la respiración tras una espiración completa, pero antes del comienzo de una nueva inspiración, se denomina bahya kumbhaka. Antara significa "interno" o "interior", mientras que bahya significa "externo" o "exterior". Así, kumbhaka es el intervalo o tiempo intermedio entre inspiración completa y espiración (antara kumbhakao entre espiración completa e inspiración (bahya kumbhaka). En ambos casos el movimiento respiratorio se halla suspendido y restringido. 

Pranayama es, pues, la ciencia de la respiración, el eje alrededor del cual gira la rueda de la vida. "Al igual que domamos leones, elefantes y tigres despacio y con cautela, así también el prana ha de ser puesto bajo control lentamente y de forma gradual de acuerdo con la capacidad y las limitaciones físicas del practicante. De lo contrario, el pranayama le aniquilará" , advierte el Hatha Yoga Pradipika (cap. II, v. 16) 

La vida del yogui no se mide por el número de sus días sino por el número de sus respiraciones, por lo que este adopta las adecuadas pautas de respiración rítmica, lenta y profunda. Estas pautas rítmicas fortalecen el aparato respiratorio, calman el sistema nervioso y reducen las ansias. A medida que deseos y apetencias disminuyen, la mente se libera, convirtiéndose en un vehículo apto para la concentracion. Mediante una práctica inadecuada de pranayama, el alumno acarrea diversos transtornos a su organismo, tales como hipo. flatulencia, asma, tos, catarros, dolores varios en cabeza, ojos y oídos, así como irritación nerviosa. Se tarda mucho tiempo en llegar a realizar inspiraciones y espiraciones lentas, profunclas y estables de forma correcta. Domine bien esta técnica antes de emprender kumbhaka

Al igual que el fuego resplandece vivamente cuando las cenizas que lo cubren son dispersadas por el viento, asi tambien el fuego divino que reside en el interior del cuerpo brilla en toda su majestad cuando las cenizas del deseo son aventadas por ]a práctica del pranayama

"El verdadero rechaka (espiración) consiste en el vaciado total de la mente de todas sus ilusiones; mientras que el verdadero puraka (inspiración) consiste en la comprensión de que 'yo soy atma (espiritu).' Asimismo, el verdadero kumbhaka (retención) consiste en el mantenimiento firme de la mente en esta convicción. Tal es el autentico pranayama", dice Sankaracharya

Toda criatura viviente respira inconscientemente la plegaria "So ham" (Sah = Él; Aham = yo: Él -el Espiritu inmortal-soy yo) con cada inhalación. Y, asimismo, toda criatura recita con cada exhalación la plegaria ''Hamsah '' (yo soy Él. Este ajapa mantra (plegaria repetitiva inconsciente) se repite sin cesar dentro de toda criatura viviente a lo largo de la vida. El yogui comprende en toda su hondura el significado de este ajapa mantra y así se ve liberado de todas las ataduras que aprisionan su alma. Ofrenda al Señor en sacrificio el aliento mismo de su ser, recibiendo del Señor en bendición el hálito de la vida. 

El prana existente en el cuerpo del individuo (jivatma) es parte del aliento cósmico del Espiritu Universal (Paramatma). Mediante la práctica de pranayama se busca armonizar el aliento individual (pinda prana) con el aliento cósmico (Brahmanda prana) .

Kariba Ekken, místico del siglo :XVII, dijo: "Si se desea desarrollar un espíritu en calma, regúlese ante todo la respiración; pues una vez esta se halla controlada, el corazón estará en paz: pero cuando la respiración sea espasmódica, el corazón se verá perturbado. Asi pues, antes de intentar nada, regúlese la respiración, con lo que los nervios se verán suavizados y el espíritu hallará sosiego." 

Chitta (mente, razon y ego) es como un carro uncido a una yugada de potentes caballos. Uno de ellos es prana (aliento), el otro vasana (deseo). El carro se mueve en la dirección del animal mas potente Si prevalece el aliento, los deseos son controlados, los sentidos retenidos y la mente aquietada. Si prevalece el deseo, la respiración se descontrola y la mente se muestra agitada y alterada. Por tanto, el yogui busca el dominio de la ciencia de la respiración y, mediante su control y regulación, obtiene el control de la mente, aquietando su constante movimiento. Durante la práctica de pranayama los ojos se mantienen cerrados a fin de evitar todo extravío de la mente. "Cuando se han absorbido prana y manas (mente), sobreviene un gozo inefable." (Hatha Yoga Pradipika, cap. IV, v. 30) 

La excitacion emocional afecta al ritmo respiratorio; de igual manera, la regulación intencionada de la respiracion frena la excitación emocional. Dado que el verdaclero objeto del yoga es controlar y aquietar la mente, el yogui aprende primero pranayama a fin de dominar su respiracion. Ello le permitirá el control de los sentidos para así alcanzar el estadio de pratyahara. Solo entonces se hallará su mente preparada para la concentración (dharana).

Se dice que la mente presenta dos estados: el puro y el impuro. Es pura cuando se halla completamente libre de todo deseo, e impura cuando se halla unida a los deseos. Al volverla inmovil y liberarla de pereza y distracciones se alcanza el estado de no mente (amanaska), el cual constituye el estado supremo de samadhi. Tal estado de no mente no es demencia ni idiotez, sino el estado consciente de la mente cuando esta se ve libre de pensamientos y deseos. Hay una diferencia fundamental entre, por un lado, un demente o idiota, y por otro un yogui que se esfuerza en alcanzar al estado de no mente: el primero es descuidado, el segundo intenta verse libre de cuidados. La unificación de respiración y mente, asi como de los sentidos, y el abandono de toda condicion de existencia y pensamiento, es lo que designamos con el nombre de yoga. 

Prana vayu.- Una de las formas mas sutiles de energía es el aire. Esta energía vital que impregna también el cuerpo humano aparece clasificada en los textos de hatha yoga en cinco categorías principales, segun las diversas funciones que cumple. Se denominan vayu (viento) y sus cinco principales divisiones son: prana (aquí el termino genérico se utiliza en sentido particular), que se mueve en la región del corazon y controla la respiración; apana, que se halla en la esfera del bajo abdomen y controla las funciones eliminatorias de la orina y las heces; samana, que mantiene el fuego gástrico para ayuda de la digestion; udana, que reside en la cavidad torácica y controla la entrada de aire y alimento; y vyana, que impregna el cuerpo entero y distribuye la energía derivada de la alimentación y la respiración. Existen, ademas, cinco vayus subsidiarios que son: naga, que alivia la presión abdominal mediante el eructo; kurma, que regula los movimientos de los parpados para evitar la entrada de cuerpos extraños o el exceso de luz; krkara, que evita el paso de sustancias extrañas a través de los conductos nasales y su entrada en la garganta provocando estornudos y tos; devadatta, que procura la ingestión de oxígeno suplementario en el cuerpo fatigado al causar el bostezo; y finalmente dhanamjaya, que permanece en el cuerpo incluso después de la muerte hinchando a veces el cadaver. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Licencia Creative Commons
Conciencia Yoga por Patricia Aballay se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported.
Basada en una obra en yogaconciencia.blogspot.com.