2 de dic. de 2010

Concepto de Flexibilidad II

De estos conceptos Di Santo destaca que la flexibilidad es una capacidad humana, una potencialidad desarrollable. Su desarrollo y expresión tanto cualitativa como cuantitativa, va a depender de la naturaleza de las interacciones de la persona con la realidad que le rodea y de la modalidad de las intervenciones pedagógicas del adulto. Además encuentra que un término muy utilizado es el de “AMPLITUD”, y se refiere en flexibilidad al incremento o aumento de la magnitud angular de los distintos movimientos del cuerpo humano. Ampliar estas dimensiones angulares es el objetivo de todo programa de desarrollo de la flexibilidad. Otra palabra infaltable es “ARTICULACIÓN”. Articular significa unir, en el cuerpo humano es la unión de dos o más huesos. Los elementos constitutivos son muchos: huesos, cartílagos articulares, cápsulas, ligamentos, rodetes, inserciones tendinosas, músculos, etc. La flexibilidad de una articulación dependerá entonces del conjunto de la totalidad de cada elemento articular y no sólo de algunos, por ejemplo no depende solo del componente muscular. Así un método de flexibilidad no puede limitarse a un solo aspecto, cada elemento constitutivo de la articulación requiere técnicas de trabajo distintas con pautas específicas que si se respetan producen adaptaciones a largo plazo. Además en cada articulación del cuerpo humano sus elementos constitutivos ofrecen diversos grados de resistencia, según la articulación que se trate requerirá el predominio de ciertas técnicas sobre otras.



Por otro lado Manfred Grosser (1985) dice que el factor neurológico es determinante en la manifestación de esta capacidad, y que la flexibilidad está marcada por las condiciones psiconeurocordinativas y no debe restringirse solo a las capacidades motrices-condicionales. Es verdad que las adaptaciones al entrenamiento de flexibilidad se manifiestan en general como cambios en la estructura del tejido conectivo, para que un estímulo físico-mecánico, concretamente una fuerza de tracción, pueda repercutir y modificar ese tejido, debe haberse superado la resistencia defensiva-protectora que el sistema nervioso, con sus mecanismos propios, establece involuntariamente.
Otro concepto es interesante:

J. Amorin, N. Morais, R. Olivera y R. Paes (1990): “Capacidad neuromotora global, capaz de compensar y reequilibrar posturas y gestos dominantes, minimizando la sobrecarga y contribuyendo al control eficaz del movimiento”.

Acá se puede destacar la capacidad de “compensación y reequilibración de posturas y gestos dominantes”. Muy pocos vinculan la flexibilidad de una persona con la expresión de su equilibrio tónico-postural. Así, al observar en general las alteraciones posturales mas comunes (cifosis, lordosis, escoliosis, etc,) se encuentran indefectiblemente grupos musculares notablemente acortados, carentes de flexibilidad. El equilibrio tónico-postural es importante para la vida, para un ajuste postural eficiente un programa de flexibilidad no puede limitarse a trabajarun gesto en sí mismo, con exclusión de las zonas anatómicas vecinas, se requiere un abordaje global.
La interpretación del investigador brasileño Estelio Dantas (1991) parece la mas integradora:
“La flexibilidad es la cualidad física responsable de la ejecución voluntaria de un movimiento de amplitud angular máxima, por una articulación o conjunto de articulaciones, dentro de sus límites morfológicos, sin riesgo de provocar lesiones”.

Dantas se refiere al carácter voluntario de los movimientos a partir de los cuales la flexibilidad se manifiesta y puede entonces, ser evaluada. Existen movimientos desencadenados por reflejos involuntarios que pueden alcanzar gran amplitud articular, sin embargo en estas circunstancias no son consideradas indicio de flexibilidad, lo mismo si se producen bajo el efecto de narcóticos o sin conocimiento por parte de la persona. Luego destaca que hay que considerar no solo la articulación principal implicada en un movimiento, sino al conjunto de articulaciones que directa o indirectamente intervienen en el. Los movimientos son influenciados por las articulaciones supra y subyacentes, al entrenar una postura debemos contemplar la disposición específica de las articulaciones vecinas. Por último se refiere a “límites morfológicos” considerando una peligrosa actitud tomar como inicio de flexibilidad a movimientos extremos que en absoluto respetan las posibilidades anátomo-estructurales de la articulación. Es necesario evitar riesgos de provocar lesiones de tipo articular, muscular o tendinoso.

Surge para Di Santo una pregunta: ¿es acaso la flexibilidad la única capacidad responsable de la ejecución voluntaria de movimientos de amplitud angular máxima? Cuando se intenta elevar una pierna a 180º (flexión de cadera con rodilla extendida), ya sea en forma explosiva o no, ¿es la flexibilidad la única capacidad motora que asegurará el éxito en la performance del gesto en cuestión? No. La fuerza y la coordinación intermuscular intervienen con el mismo grado de responsabilidad en la posibilidad de realizar movimientos de amplitud angular máxima. La completa y excelente ejecución de un spagat en el piso no garantiza el logro de la misma amplitud de flexo-extensión coxofemoral cuando se realiza un jeté en el aire, la flexibilidad no basta, es necesario el desarrollo de la fuerza explosiva. Surge aquí: ¿Cuál es la atribución exclusiva de la flexibilidad como capacidad? ¿Qué es aquello que la flexibilidad de manera no compartida ni combinada permite?

Di Santo define: “La flexibilidad es la capacidad psicomotora responsable de la reducción y minimización de todos los tipos de resistencias que las estructuras neuro-mio-articulares de fijación y estabilización ofrecen al intento de ejecución voluntaria de movimientos de amplitud angular óptima, producidos tanto por la acción de agentes endógenos (contracción del grupo muscular antagonista) como exógenos (propio peso corporal, compañero, sobrecarga, inercia, otros implementos, etc)”.



La atribución exclusiva de la flexibilidad como capacidad motora es la reducción, la disminución, la minimización de las resistencias ofrecidas por el conjunto de tejidos que estructural, morfológica y funcionalmente tienen por objeto la fijación y estabilización articular. Estos tejidos no solo vinculan sino que también se oponen, limitando el incremento de amplitud en los diferentes recorridos articulares. Tejido muscular contráctil, fascias, cápsulas articulares, tendones, ligamentos, piel, etc., son estructuras que además de permitir la unión ósea, reducen naturalmente la amplitud de movimientos. La flexibilidad es la capacidad compartida de estos tejidos de ceder, disminuir su resistencia. A menor flexibilidad mayor resistencia de los tejidos estabilizadores. A mayor flexibilidad menor es esta limitación.
También es importante considerar que la flexibilidad, a diferencia de otras capacidades motoras, no pretende el máximo desarrollo de las amplitudes angulares articulares, sino el óptimo, en función de la persona y la demanda específica de flexibilidad en las posturas que habitualmente efectúa. La pretensión de lograr máxima amplitud podría ser perjudicial para la persona, en forma inmediata (Ej. dstensiones) o crónica (fibrosis articulares). Por eso cada situación requiere un abordaje particular, específico y personalizado. Ejercicios, métodos, técnicas, repeticiones, etc., no tendrían por qué repetirse por igual para dos personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Licencia Creative Commons
Conciencia Yoga por Patricia Aballay se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported.
Basada en una obra en yogaconciencia.blogspot.com.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...